20 de julio de 2017 18:11 PM
Imprimir

El Inta confirmó primeros casos de rabia del garbanzo y roya anaranjada en trigo

Un informa elaborado por Raúl Candela, del Inta Jesús María, señala que las condiciones ambientales presentes en la campaña inducen a la aparición de enfermedades.

La Sociedad Rural de Jesús María (SRJM) difundió un informe elaborado por el investigador de la Agencia de Extensión Rural (AER) del Inta en esa región, Raúl Candela, en el que se advierte sobre las primeras apariciones de enfermedades en cultivos de trigo y garbanzo sembrados en el centro-norte de Córdoba.

Trigo

Según Candela, el estado fenológico es entre fin de macollaje y principio de elongación del tallo o encañazón.

“Comienzan a verse las primeras pústulas de roya anaranjada en los materiales más susceptibles, debido a las condiciones ambientales favorables de fines de junio y principios de julio”, señala el reporte.

También subraya la posibilidad de que haya daños por heladas en las puntas de las primeras hojas.

En cuanto a plagas, menciona que no se observan daños causados por insectos, aunque se advierte la presencia de los primeros pulgones alados.

 

 

Garbanzo

En cuanto a la legumbre, que este año tuvo siembra récord, “hay reportes de aparición de los primeros síntomas de rabia del garbanzo, causada por Ascochyta rabiei durante los primeros diez días de julio, favorecidas por las condiciones climáticas de fines de junio y principios de julio”.

El análisis del Inta Jesús María coincide así con la visión de la Bolsa de Cereales de Córdoba, que advirtió sobre que las condiciones ambientales actuales favorecen el desarrollo de este hongo, que hizo su primera aparición en la región a fines del año pasado.

“En la zona centro-norte son comunes los problemas causados por hongos del suelo y la semilla que generan mortandad de plantas jóvenes. En todos los casos se recomienda seguimiento periódico del cultivo. En el caso de rabia la detección temprana no es sencilla y puede confundirse con daños por otros agentes bióticos o abióticos, como las fuertes heladas ocurridas”, recomienda Candela.

Y agrega: “Al igual que en trigo, se observan daños por heladas fuertes, mayormente en lotes tempranos”.

 

 

Enfermedades

En este contexto, Candela recordó cuáles son las condiciones ambientales que pueden impulsar el desarrollo de enfermedades:

Enfermedades de suelo. Suelos húmedos, anegados, mal drenados, temperatura del suelo superior a 12° y alta carga fúngica en semilla y rastrojos.

Roya anaranjada en trigo. Alrededor de 20°C, rocío durante no más de 6 a 8 horas y días soleados.

Roya amarilla en trigo. De 10 a 15°C, alta humedad ambiente, vientos, 6 horas de rocío fuerte. La roya del tallo necesita alrededor de 30°C por lo que aún no es importante y se la considera de período reproductivo.

Mancha amarilla en trigo. Temperatura semejante a la de roya anaranjada pero con períodos de 48 horas de mojado o de alta humedad relativa.

Rabia del garbanzo. Temperatura de 20-22ºC (hasta 25ºC), humedad relativa de 70-90%, dispersión de inóculo secundario, fase asexual, picnidios y conidios.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: AgroVoz

Publicidad