21 de julio de 2017 11:29 AM
Imprimir

Uruguay : Si bien aún falta ajustarlo, el dressing ganadero “está por el buen camino”

Ricardo Reilly, delegado de la ARU ante el INAC, dijo estar conforme con la evolución que se logró.
Los técnicos del Instituto Nacional de Carnes (INAC) están realizando un seguimiento para el control y fiscalización del decreto 310 –establecido el año pasado por el Poder Ejecutivo–, que impuso un dressing máximo. Si bien se está en un paso intermedio, “entiendo que vamos por buen camino, aunque quedan muchas cosas por mejorar”, destacó a El Observador Agropecuario el delegado de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) ante el INAC, Ricardo Reilly.
Desde el pasado 1° de enero rige el decreto que dispone las condiciones para llevar a cabo el dressing (limpieza de los animales en el profeso de faena). Se trata de una normativa que establece cuáles son las partes del animal que no pueden ser extraídas en esa operación industrial, un tema que generó reclamó por décadas de parte de los productores.
Reilly explicó que si se observan los datos sobre la evolución semanal del dressing, se puede ver que pasó de oscilar por encima de 8% entre los años 2014 y 2016 a estar en menos de 8% en 2017.
“Estamos hablando de un promedio de 7,7% aproximadamente. En definitiva, todo este proceso busca lograr una estandarización entre las diferentes plantas, lo que a la larga le debería de brindar más certezas al sistema de comercialización de haciendas”, dijo.

Tercera balanza

Consultado sobre la posibilidad de manejar la tercera balanza (previo al dressing) en los negocios de las haciendas a frigoríficos, en lugar de la cuarta balanza, como una solución a ese problema, señaló que no quería retomar esa discusión.
Sin embargo, expresó que al seguir el tema de cerca “es probable que nos hubiésemos ahorrado mucho tiempo y gastos innecesarios si hubiésemos ido directamente al pago en tercera balanza. Ahora hay que enfocarse en mejorar lo que está en proceso, que es ampliamente mejor que lo existía”, sostuvo.
Por otra parte, ante una pregunta, destacó que siempre es bueno resaltar la importancia que tiene para el productor y toda la cadena la libre exportación de ganado en pie. “El precio del ternero ha sido un factor clave para que el criador se vea incentivado en producir más y en definitiva gana todo el sistema”.
Opinó que está demostrado en los hechos que “la exportación en pie debe de ser libre e irrestricta, es un tema que está superado y demostrado en los números. Con la libre exportación en pie, gana el productor, la industria, el trabajador y el país en su conjunto”, afirmó.
En materia de de precios de ganado gordo, Reilly afirmó que es difícil hacer proyecciones. Señaló que hubo abultadas ventas previo al cierre del ejercicio y ese hueco se empezó a notar. “Se debe a dos factores, fundamentalmente: ganados que se terminaron antes por un clima favorable y la necesitad de dinero por caída en la rentabilidad de los predios ganaderos”, explicó.

Postzafra

El faltante de ganado preparado debería prolongarse hasta entrada la primavera, por lo que la tónica de precios debería mantenerse, comentó Ricardo Reilly. Destacó que el grueso de los productores no vende el ganado en poszafra o vende muy poco, por lo cual el beneficio de un mejor precio en esta época del año es acotado y muchas veces puntual.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Observa

Publicidad