23 de julio de 2017 11:21 AM
Imprimir

Uruguay investiga presencia del Síndrome Disgénico y Respiratorio Porciono

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, a través de la Dirección General de Servicios Ganaderos, informó a la OIE que investiga la presencia de PPRS (Síndrome Disgenésico y Respiratorio Porcino) en Uruguay. Se trata de una enfermedad viral que no afecta a las personas ni altera la calidad sanitaria de la carne porcina. Vale señalar que se caracteriza por alteraciones en la reproducción en cerdas y por problemas respiratorios en los lechones y cerdos de engorde.

En la comunicación oficial realizada por el MGAP se indica que se trata de la “aparición por primera vez de una enfermedad de la Lista de la OIE” y que surge de “pruebas de diagnóstico de laboratorio avanzadas (ej. virología, microscopía electrónica, biología molecular e inmunología)” realizadas. Oficialmente se informó que “comenzó una investigación epidemiológica en establecimientos involucrados, además en aquellos establecimientos de cría de suinos que importaron reproductores en los últimos 10 años. Se continuará con muestreos en plantas de faena”.

La Dirección General de Servicios Ganaderos convocó a los veterinarios de libre ejercicio para comunicarles esta situación y se conformará un equipo de trabajo. Por otro lado, se informó que las muestras están siendo procesadas en el laboratorio oficial DILAVE por técnicas serológicas y PCR. La comunicación oficial indica que en caso de encontrar animales positivos, las muestras serán enviadas a un laboratorio de referencia de la OIE.

La comunicación oficial a la OIE fue realizada ante la reciente publicación científica uruguaya que da cuenta del hallazgo de resultados positivos de la enfermedad en dos establecimientos porcinos en Canelones y Salto. Por otro lado, vale consignar que la notificación fue realizada,  pese a que no hubo reporte clínico denunciado por productor o veterinario interviniente a las autoridades sanitarias competentes.

Por otro lado, se informa que los Servicios Ganaderos del MGAP vienen realizando estudios serológicos para confirmar oficialmente la presencia del virus en el país. Se estima que los resultados definitivos a dichos análisis serán conocidos en los primeros días de la semana próxima. De todas formas, se señala que con la escasa información disponible, se han tomado los recaudos necesarios para evitar la propagación de la eventual enfermedad.

Sobre las advertencias que en los últimos días algunos servicios sanitarios de la región han realizado sobre el tema, se informa que al no ser un país exportador de animales vivos y de semen de reproductores porcinos, Uruguay tampoco reviste peligro a los países linderos. De todos modos, se anuncia que de confirmarse los focos, se realizarán campañas de información. La idea es mejorar los niveles de bioseguridad en predios comerciales.

Vale señalar que por la posible presencia de PPRS en Uruguay, el SENASA de Argentina notificó la suspensión de las autorizaciones de importación de genética (reproductores y semen) y productos porcinos provenientes de Uruguay.

Ante la OIE, Uruguay quedo comprometido a enviar periódica y rápidamente información adicional.

¿Qué es el síndrome disgenésico y respiratorio porcino?

El síndrome disgenésico y respiratorio porcino (SDRP), también denominado enfermedad de la oreja azul, es una enfermedad muy difundida que afecta a los cerdos domésticos. Entre los síntomas cabe citar problemas de reproducción, neumonía y mayor susceptibilidad a infecciones bacterianas secundarias. Es causado por un virus clasifi cado en el género Arterivirus.

La enfermedad fue reconocida por primera vez en los Estados Unidos en 1987, y el virus causal fue identificado en los Países Bajos en 1991. El síndrome disgenésico y respiratorio porcino está inscrito en la lista de enfermedades del Código Sanitario para los Animales Terrestres de la OIE, y los Miembros de la OIE tienen la obligación de notificar los brotes a la OIE conforme al Código Sanitario para los Animales Terrestres de la OIE.

¿Dónde existe la enfermedad?

La enfermedad se registra actualmente en la mayor parte de áreas del mundo donde se crían porcinos. Además de Europa y Norteamérica, fue identificado en China en 1995 y está presente en Japón, Vietnam, Filipinas, Malasia y Corea, entre otros países de Asia. Australia, Nueva Zelanda, varios países europeos, partes de África e India están indemnes.

¿Cómo se transmite y propaga la enfermedad?

Según parece, la transmisión del virus SDRP en la práctica se debe con frecuencia al movimiento de animales infectados. Los cerditos nacidos de las hembras infectadas no siempre presentan signos pero pueden ser excretores del virus.

No obstante, el virus se encuentra también en la materia fecal, orina y semen y puede propagarse por medio de los vehículos o suministros, incluso los insectos son una fuente potencial de propagación. Asimismo existe la posibilidad de transmisión por el aire. Se ha demostrado que la enfermedad puede transmitirse también por inseminación artifi cial si el semen está contaminado con el virus.

¿Cuáles son los signos clínicos?

Como lo sugiere el nombre, hay dos síndromes asociados al SDRP; el fracaso de reproducción en las cerdas y la enfermedad respiratoria en los juveniles. El fracaso de la reproducción se caracteriza por infertilidad, abortos, cerditos nacidos muertos o nacidos débiles que en general mueren poco después del nacimiento debido a la enfermedad respiratoria y a infecciones secundarias. El estado de preñez, el estado inmune de la cerda y la virulencia del virus determinan los efectos de la infección.

En los verracos y las cerdas jóvenes y adultas de reposición no apareadas, se puede observar fiebre pasajera y anorexia, pero la infección es con frecuencia inaparente en estas categorías de animales.

El virus tiene una predilección por los macrófagos (leucocitos) en los pulmones, donde se reproduce y reduce la respuesta inmune. El síndrome respiratorio se reconoce por la dificultad para respirar, fiebre, pérdida de apetito y apatía, decoloración roja del cuerpo y orejas azules.

Los cerdos más jóvenes son los más afectados. La mortalidad suele ser alta, aunque los animales infectados a veces no manifiesten ningún signo. Y aunque también se conozca como enfermedad de la oreja azul, por el suministro restringido de la sangre, este es solo un signo transitorio.

Con cepas más virulentas, como ocurrió en los brotes de China en 2006, se pueden registrar cerdos muertos sin que haya habido signos de alerta.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Pais

Publicidad