24 de julio de 2017 02:01 AM
Imprimir

Los regímenes de calidad de la UE, una herramienta para abrir nuevos mercados

La promoción de indicaciones geográficas (IGP) ha ayudado a los productores de la Unión Europea (UE) a abrir nuevos mercados emergentes, en busca de alimentos de calidad. Pero urge proteger la propiedad intelectual

No obstante, la Oficina Europea de Policía (Europol) alerta ante el creciente aumento de productos fraudulentos con Indicaciones Geográficas (IGP) en toda Europa: por ello, aseguran los expertos, los responsables políticos del bloque comunitario no deberían descuidar la protección de la propiedad intelectual, también en materia de IGP.

Una amplia variedad de factores, que van desde el embargo ruso hasta la volatilidad de los precios, han puesto contra las cuerdas a los ya debilitados mercados agrícolas de la UE. Muchos agricultores y ganaderos europeos perdieron en un breve lapso de tiempo su principal mercado exportador, por un valor de 5.500 millones de euros.

Nuevas ventajas comerciales para la UE

La Comisión Europea ha logrado abrir nuevas posibilidades comerciales para los agricultores y ganaderos europeos, y, como consecuencia de ello, las exportaciones agroalimentarias de la UE han aumentado. Según datos de la agencia estadística comunitaria, Eurostat, las exportaciones agroalimentarias de la UE en 2016 alcanzaron un nivel récord de 130.700 millones de euros.

Muestra de queso Idiazabal. Foto: EFE.

Muestra de queso Idiazabal con denominación de calidad.

Hasta la fecha, Estados Unidos y China son los dos mayores socios comerciales de la UE, pero han surgido otros importantes mercados asiáticos como Japón, Vietnam y Corea. En lo que va de 2017 también se han logrado importantes beneficios en Filipinas, Singapur e Indonesia.

No obstante, los agricultores y ganaderos de la UE creen que eso no se ha traducido todavía en un beneficio económico directo para sus economías.

Creo que cuando logramos penetrar en nuevos mercados tenemos que garantizar que parte de esos beneficios también llegan a los agricultores y ganaderos”, declaró a EURACTIV, socio de EFE, Pekka Pesonen, secretario general de la asociación de agricultores de la UE (Copa-Cogeca).

Regímenes de calidad y acuerdos comerciales

Muchos productos de exportación del sur de Europa como el aceite de oliva, el vino y las hortalizas frescas han tenido mucha aceptación en países terceros (no UE) por su gran calidad.

Marc Vanheukelen, embajador de la UE ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) aseguró el año pasado que la demanda de los mercados emergentes está creciendo “debido al aumento de la población, y, en especial, de la clase media, cuyos hábitos de alimentación están cambiando”.

Vanheukelen subrayó que la expectativa de los consumidores se ha incrementado en relación con la calidad, la seguridad y el valor nutricional de los productos que comen, y “Europa está bien situada para satisfacer esa demanda”.

La UE se ha centrado mucho en la calidad de los alimentos producidos en su territorio, y ha creado las Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) para ayudar a preservar y promocionar productos con características únicas.

Los cuatro líderes en IGP en Europa

Francia, Italia, Portugal, España y Grecia lideran la tabla de productos alimentarios registrados en el sistema de la UE. Sus productos “protegidos” van desde la carne fresca, las frutas y las hortalizas hasta los aceites y quesos.

Los regímenes de calidad de la UE protegen a alimentos, vinos, bebidas espirituosas y vinos aromatizados, además de a productos orgánicos. En la actualidad, 1.402 productos alimentarios están registrados con Indicaciones Geográficas (IGP), al tiempo que las exportaciones de productos de la UE protegidos por indicaciones geográficas alcanzan un valor estimado en 11.500 millones de euros.

Las IGP también están incluidas en los acuerdos comerciales entre la UE y países terceros.

Un obrador de Estepa. Foto: IGP Mantecados de Estepa.

Un obrador de Estepa. Foto: IGP Mantecados de Estepa.

En ese sentido, la UE firmó recientemente un acuerdo político con Japón para acelerar la firma de un acuerdo comercial bilateral para finales de este año. El comisario de Agricultura de la UE, Phil Hogan, ha explicado que los negociadores de la UE han logrado proteger a más de 200 indicaciones geográficas europeas.

Al tiempo que las normas europeas en materia de calidad alimentaria son las más exigentes del mundo, hemos logrado una protección plena de nuestros productos con Indicación Geográfica UE, además de un acceso total o mejorado al mercado para varios sectores clave”, indicó el funcionario.

Francia, golpeada por los productos alimentarios fraudulentos

No obstante, los productos IGP falsificados se han multiplicado en la UE.

Según la Oficina Europea de Propiedad Intelectual (EUIPO), el 9% de todos los productos con IGP en el mercado de la UE en 2014 eran fraudulentos. Esta cifra equivale a 4.300 millones de euros, lo cual ha provocado alarma en varios socios de la UE.

Francia es uno de los países más afectados por este fenómeno, sobre todo porque el vino es el producto estrella entre los más “protegidos” por la UE.

El valor de mercado de las falsificaciones en Francia alcanzó los 1.600 millones de euros: le siguen Italia, con 682 millones de euros, Alemania, con 598 millones de euros, España, con 266 millones de euros, y Grecia, con 235 milllones de euros.

Otro informe sobre las falsificaciones en la UE realizado el 23 de junio de 2017 por Europol alertó del deterioro de la situación en este terreno.

De acuerdo con el informe, el uso indebido y las falsificaciones de etiquetas de certificación sigue siendo un tema de gran preocupación para los productores de la UE

Etiquetado fraudulento de alimentos

El valor de las falsificaciones en el etiquetado de productos con IGP en la UE sigue siendo elevado. Los más afectados son los principales productores de productos originales, entre ellos Alemania, España, Francia, Italia y Grecia”, asegura Europol en un informe, al tiempo que agrega que los productos más afectados son: vinos, bebidas espirituosas, quesos, carne, fruta, hortalizas y cereales.

China encabeza el listado mundial de los productos fraudulentos o falsos, pero Turquía también es considerado un “punto caliente” en ese sentido.

Europol también expresó su preocupación sobre el problema de la protección y los derechos de propiedad intelectual (DPI), y explicó que los esfuerzos europeos en el combate contra otros tipos de crímenes y contra el terrorismo se han traducido en una reducción de los delitos relacionados con los DPI.

A pesar de todo, los delitos relacionados con los DPI siguen siendo una de las actividades criminales más lucrativas, y este informe ha demostrado el estrecho vínculo que, con frecuencia, tiene con otros tipos de delitos graves”, asegura Europol en el informe

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: EFE

Publicidad