24 de julio de 2017 13:45 PM
Imprimir

El INIDEP advierte sobre la presión pesquera en el langostino

Se presentó un interesante informe sobre el desarrollo de la temporada de langostino hasta el 5 de julio en el que llaman la atención sobre el aumento de la presión pesquera, el número de barcos, el destino de las tallas más chicas y la falta de observadores en la flota fresquera.

El Programa de Crustáceos del INIDEP presentó ante el Consejo Federal Pesquero un informe sobre la actuación de la flota en la temporada 2017 de langostino, concentrándose especialmente en lo ocurrido entre el 19 de junio y el 5 de julio a partir de datos suministrados por los observadores a bordo de la flota congeladora tangonera que opera en aguas nacionales, en el área de la veda de juveniles de merluza. Observan muy buenos rendimientos pero llaman la atención sobre este punto, señalando que el incremento de la presión pesquera y del número de barcos que operan sobre la pesquería podría ser la explicación a las abundantes capturas; en este sentido advierten que los actuales niveles de captura podrían derivar en un acortamiento de la temporada. Señalan como gran falencia la falta de observadores en la flota fresquera, que impide tener una visión completa de la pesquería; y llaman la atención sobre una sustancial diferencia entre los datos de muestreo y producción sobre la talla L4.

Desde la fecha de inicio de la temporada, el 19 de mayo hasta el 5 de julio, se declararon 40.817 toneladas, desembarcadas por 154 buques y si se toma como fecha de inicio el 1 de enero, contemplando todos los estratos de flota y todos los puertos, la cifra asciende a 84.948 toneladas.

“El desembarque declarado del mes de junio ascendió a las 27.000 toneladas, cifra que igualó y superó a los valores de desembarque de agosto de años anteriores, siendo este mes el que se caracterizaba por presentar la mayor cantidad de toneladas de langostino declaradas”, señala el informe, y sobre este punto destaca: “Esta situación podría estar relacionada con el aumento de la tasa de explotación y no necesariamente con un aumento en la disponibilidad del recurso”.

Otro aspecto sobre el que llaman la atención los biólogos es sobre el constante crecimiento de la flota que opera sobre el recurso. “El total de buques pesqueros operando diariamente en el área, si bien varía, es del orden de 151, dentro de los cuales 85 pertenecen a la flota congeladora y 66 son buques fresqueros y costeros (43%). Como ya hubiese sido mencionado en informes previos es importante destacar aquí, que el número de buques pesqueros que operan sobre el langostino sigue creciendo”.

“Aún en estos momentos, en donde el recurso abunda, las consecuencias del incremento del esfuerzo resultan inciertas”, destacan los autores del informe y responsables del Programa Crustáceos, Juan de la Garza y Paula Moriondo.

Los principales indicadores de las concentraciones de langostino halladas en el período considerado para el informe, muestran que durante los 17 días sobre los que reportaron información los observadores, “las capturas medias de langostino por día fluctuaron entre 8,74 y 19,74 toneladas” y en captura por hora, los rendimientos variaron entre 2.646 y 10.880 kilos con un tiempo de arrastre efectivo por lance entre 27 y 52 minutos.

Al igual que lo que viene pasando desde que inició la temporada de pesca comercial, en el presente año los rendimientos diarios medios de langostino “fueron más elevados en 2017 que los correspondientes a 2016”; la captura media del período analizado del corriente año fue de 6.236 kilos por hora, mientras que en el año 2016 fue de 4.672 kilos, informaron.

Otro de los puntos destacados del informe tiene que ver con la diferencia que existe entre los datos de muestreos de los ejemplares L4 y los valores de producción sobre esta misma talla: la producción “reportada por los observadores correspondió casi totalmente a las categorías comerciales más grandes L1, L2 y L3 (93%)” similar a lo observado en 2016; pero observaron “una diferencia significativa en la categoría L4 del 9% entre la producción y los muestreos”. La diferencia entre la captura total y la producción del período analizado asciende a los 344.642 kilos sobre un muestreo en 10 barcos durante 17 días.

“Si bien los rendimientos y las capturas medias diarias son elevados y mejores que las del año pasado, no hay que dejar de tener en cuenta que el aumento en la tasa de explotación es muy importante. Como mencionaran Carina Fischach y Daniel Bertuche en 2015, la incertidumbre respecto de la biomasa total disponible para la pesca, que hasta el año 2006 podía asociarse casi exclusivamente al nivel de reclutamiento anual, hoy debe relacionarse en gran parte con la evolución del ecosistema”.

“La abundancia de langostino ha aumentado en forma continua durante los últimos 10 años y con la información disponible actualmente es imposible obtener alguna certeza sobre un futuro inmediato. En el plazo más cercano, este aumento en las tasas de explotación podría resultar en un acortamiento de la temporada de pesca actual”, indicaron a modo de conclusión.

El cierre del informe hace a su vez referencia a una carencia que debe soportar el Programa de Crustáceos para evaluar el recurso: la ausencia de observadores en la flota fresquera, un sostenido reclamo de los investigadores que hasta el momento no fue atendido por las autoridades del INIDEP ni de la Subsecretaría de Pesca, como así tampoco por el Consejo Federal Pesquero.

“Es importante mencionar que toda la información que aquí se presenta proviene de un solo estrato de flota, el cual corresponde a los congeladores. Al no poder contar con observadores a bordo de los barcos fresqueros y/o costeros, los cuales representan el 45% del total, se pierde mucha información respecto de la tasa total de explotación de la biomasa disponible de langostino”.

El Programa de Crustáceos es  el más activo del INIDEP, realiza constantes muestreos, genera interacción constante con los operadores y tripulantes de la flota que opera sobre el recuso y hasta ha promovido la realización de campañas de investigación con buques comerciales, ante la ausencia de campañas con buques de investigación; sin embargo esto no ha generado, por parte del Estado, siquiera un acompañamiento sobre requerimientos básicos y de fácil implementación, como es el caso del embarque de observadores en la flota fresquera.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista Puerto - Mar del Plata

Publicidad