25 de julio de 2017 17:32 PM
Imprimir

Los productores tendrán que salir a liquidar en el corto plazo

Consultores estiman que hay alrededor de 30 millones de toneladas de soja valuadas en u$s11.000 millones que todavía están por venderse en el mercado

La abrupta suba del dólar, que aminoró ayer tan solo para la aparición de un banco provincial vendiendo divisas, está acaparando las miradas de todos los analistas.

No sólo por el traslado a precios que puede generar en la economía, sino por la incertidumbre acerca de cómo seguirá la película. ¿Habrá tocado un techo la cotización?

Por lo pronto, una clave es si reaparecerá la oferta de dólares. Algo que jugó en contra en las últimas semanas, y que presiona en un mercado desbalanceado (mucha demanda versus un oferta insuficiente).

La lluvia de dólares, en la Argentina, viene por el lado comercial (exportadores que liquidan divisas) y financiero (ingreso de dólares por las emisiones de deuda).

En lo que respecta a lo último, si bien se espera que esta semana aparezcan divisas por la emisión de YPF (u$s750 millones la semana pasada en los mercados internacionales), también en Gobierno le prenden una vela a que los chacareros vuelvan a liquidar (algo que no están haciendo en las últimas semanas en forma importante).

Sucede que si bien ya no sería la temporada alta de ventas, y como los precios no están muy atractivos, el incentivo de los exportadores para soltar las divisas es muy bajo.

De todas formas, hay algunos números que trascienden en el sector que podrían llevar calma al Gobierno. El analista Salvador Di Stéfano dice que hay una gran retención de soja y maíz.

El especialista calcula que quedan por vender unos 30 millones de toneladas de soja como mínimo, y quedarían por levantar unos 20 millones de toneladas de maíz. “Son todos dólares potenciales que aparecerán como oferta en el mercado”, afirma.

A precios de hoy, tendrían para liquidar en el futuro alrededor de u$s11.000 millones solo teniendo en cuenta el complejo sojero.

De esta manera, habría plata en el campo que pudiera aparecer para sumar a la oferta -hoy esquiva- en la plaza. “Pueden esperar porque postergan pagos, tienen financiamiento o vender ganadería, u otra mercadería. La cadena está muy trabada y los pueblos del interior con muy poca actividad”, advirtió Di Stefano.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: iProfesional

Publicidad