26 de julio de 2017 16:14 PM
Imprimir

El Chaco puede potenciar la actividad caprina a 600.000 cabezas

La cría de caprinos en el Chaco es de larga data, pero la historia de la organización de las cabras la provincia tiene una antigüedad de 44 años debido a que nace en 1973 en Hermoso Campo a pedido de un grupo de productores de chivos que se entusiasmaron en esa producción. Fue el doctor Manuel Sucin, juntamente con el entonces intendente de esa localidad Antonio Requena y un grupo de productores los que conversaron con el entonces gobernador Deolindo Felipe Bittel, quien dio el visto bueno para iniciar la actividad con intensidad en una provincia donde había aproximadamente 90.000 cabras y unas 20.000 ovejas.

El tiempo hizo que la producción se fuera afianzando y en especial a través del Programa Ganadero del Nordeste (PROGANO), y de esta manera se pudo construir un frigorífico para los caprinos en Pampa del Indio en sociedad con la provincia de Trento (Italia). También se avanzó en una acertada genética que brinda beneficios importantes al productor.

Merced a la actividad hoy la provincia cuenta con varias cabañas como ser la de Gutiérrez, los hermanos Herfer, Peralta, Giulani y Guastalla, entre otros. Este impulso que contó, a través del tiempo, con el decidido apoyo del gobierno provincial hizo que se llegará a casi 600.000 cabezas de ganado caprino.

 

productores caprinos.jpgHoy el Chaco cuenta con unas 400 mil cabezas de caprinos, pero se puede llegar en lo inmediato a 600 mil.

En la actualidad existen unos 11.000 productores que crían el producto, casi 400.000 cabras y unas 150.000 ovejas, según releva Sucin. Considera que es un buen número para llegar nuevamente a las 600.000 cabezas y a partir de allí tener una producción permanente para alimentar al frigorífico, que el chaqueño consuma sus propios cabríos y aprovechar los derivados que son muchos.

 

La relación Trento-Chaqueña

También hay que decir que hubo errores y tendrán que ser analizados para seguir avanzando. El rompimiento de la relación Trento-Chaqueña después de más de 14 años, fue uno de ellos y habrá que repararlo con acciones. Allí se invirtieron 6.000.000 de dólares en una zona con futuro pero inhóspita en ese momento. Es cierto, la provincia del Chaco compró las acciones correspondientes al frigorífico caprino pero no la fábrica de queso, la fábrica de alimentos y otras instalaciones, diluyéndose de esa manera una importante iniciativa para el desarrollo de esa zona.

En la provincia está en vigencia el programa denominado “Programa de Carne de Caprinos y Ovinos para todos”, pero hace unos meses que no se vende el producto. De todas maneras, hay que volver a potenciar la producción y comercialización porque podemos llegar a las 600 mil cabezas en poco tiempo y, lo más importante, existe mercado en la región y especialmente en el Chaco. Se calcula que este año habrá un fuerte consumo de caprinos y ovinos debido al precio de la carne, estimándose la venta para frigorífico solamente en unos 40.000 animales. No es difícil alcanzar el objetivo y de esta manera daremos trabajo genuino a los más desfavorecidos de nuestra provincia porque “la vaca del pobre” sigue siendo una alternativa válida. Los libros presentados por el doctor Sucin “Atlas fotográfico practico. Cría de caprinos”, “Breviario de Enfermedades en el ganado caprino” y “Recetario de comidas elaboradas con carne de Caprinos” son una importante base para la difusión de la producción y una guía excelente no solo para el productor sino también para el profesional. Deberían circular profusamente en todos los medios productivos afines porque se constituyen en un aporte real y efectivo para la cría de caprinos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: www.diarionorte.com

Publicidad