27 de julio de 2017 21:35 PM
Imprimir

Semillas con certificado, prevención ante la sequía o el cambio climático

España : Agricultores, cooperativas y empresas de obtentores vegetales han firmado un convenio marco, que potenciará el empleo de semillas certificadas. Gobierno y sector alertan de la necesidad de emplear variedades más innovadoras y resistentes frente al clima.

Las organizaciones agrarias Asaja y UPA, Cooperativas Agro-alimentarias y una filial de la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales (Anove) han suscrito el convenio, que potenciará el uso de semillas certificadas de cereales-
El acuerdo “normaliza” las relaciones, respecto al pago de los “royalties”, con las que un agricultor remunera los derechos de propiedad intelectual de las empresas de semilla certificada, según ha declarado a la prensa el secretario general de Agricultura, Carlos Cabanas.
Se trata del convenio sobre “reempleo de granos para siembra”, al que se han sumado por primera vez Asaja y UPA; el anterior data de 2011.
Cabanas ha destacado que el pacto “normaliza” la relación entre “quien innova y quien utiliza (dicha innovación)” y permitirá “avanzar” en la obtención de variedades con mejores rendimientos en el sector cerealista, además de beneficiar a quien invierte en investigarlas.

Mejores rendimientos

Según Cabanas, las organizaciones agrarias han reconocido que gracias a variedades certificadas se han conseguido rendimientos mejores y el cultivo resiste más la falta de agua, las plagas o el cambio climático.
El convenio facilita la divulgación de la normativa vigente respecto al reempleo de granos y contribuirá a la normalización del comercio de semilla, de manera que se favorezca la trazabilidad.

Detalles de los pagos

El presidente de Geslive -filial de Anove-, Carlos Álvarez, ha explicado que el acuerdo “simplifica” la vía para que lleguen al obtentor de semillas los derechos de propiedad intelectual.
Según Álvarez, un 50 % del royalty o regalía pagado por la semilla se destinará a programas de investigación.
Ha explicado que esta clase de pago tiene una duración de 25 años, porque a partir de ese período las variedades pierden sus derechos de protección y pasan a ser de propiedad pública.

El secretario general de Agricultura, Carlos Cabanas (4i), preside la firma el convenio para impulsar firmas certificadas.

Asimismo, el convenio establece un baremo de pagos, según los rendimientos del cultivo o las hectáreas del agricultor, con exenciones para los pequeños.
El presidente de Cooperativas Agro-Alimentarias, Ángel Villafranca, ha destacado que con esta firma se inicia “una nueva etapa” que potenciará la mejora de las semillas y la inversión en nuevas tecnologías, lo que favorecerá la “competitividad de las explotaciones”; el pacto “empieza” en cereal y oleaginosas, y ha abogado por extenderlo al resto de sectores.

 

Según las organizaciones agrarias, las variedades “antiguas” de semilla no hubieran soportado el clima de este año.

 

El presidente de Asaja, Pedro Barato, ha apostado por el cumplimiento de la normativa sobre el uso de las semillas y por “nuevas variedades” de granos para adecuarse a las necesidades del agricultor, con vistas a “corregir plagas” de campañas anteriores.
Por su parte, el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, ha subrayado que en un país “complicado meteorológicamente” es necesario invertir en semillas innovadoras; a su juicio, ante sequías u olas de calor las producciones “no hubieran aguantado” con variedades antiguas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: EFE

Publicidad