27 de julio de 2017 22:00 PM
Imprimir

El trigo como cultivo estrella

Las estadísticas oficiales y privadas, y cualquier inspección ocular que realicemos sin ningún rigor empírico, demuestran el crecimiento que ha tenido el trigo en el último año y, puntualmente, en la actual campaña agrícola. Estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires en los últimos días han actualizado la proyección de siembra y la […]

Las estadísticas oficiales y privadas, y cualquier inspección ocular que realicemos sin ningún rigor empírico, demuestran el crecimiento que ha tenido el trigo en el último año y, puntualmente, en la actual campaña agrícola. Estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires en los últimos días han actualizado la proyección de siembra y la han colocado en 5.400.000 ha.


En nuestra zona las bajas temperaturas de la semana pasada, con varias heladas consecutivas, generaron algunas dudas sobre su rendimiento. Esto fue descartado por varios especialistas, por lo que de sostenerse las condiciones actuales del clima estaremos ante rindes importantes.
Sobre todos estos temas consultamos al Ing. Agr. Martín Paroni, profesional de Gálvez, quien en primer lugar indicó que “desde que se sacaron las retenciones, el trigo obtuvo otro valor y a los productores hoy los problemas graves de malezas que estaban teniendo los están solucionando con la implantación del trigo”.


Esto permite una rotación de cultivos más conveniente porque la ecuación económica cambió radicalmente. “Siempre que uno tenga mejores números para el cultivo con el que acompañe la soja nos va a permitir mejor rentabilidad. La posibilidad de rotar nos da mejores posibilidades económicas. Cuando un gobierno te prohíbe, no de forma legal pero te obliga económicamente a que no puedas rotar, te genera un perjuicio tremendo. Al suelo también se lo está provocando porque uno no puede generar la cobertura que genera el trigo, no puede tener los beneficios que tienen los cultivos que acompañan a la soja”, expresó Paroni.


El ingeniero profundizó diciendo que “la diferencia que hay hoy es que con el Gobierno anterior había una cuestión no solamente de retenciones, sino también una prohibición de exportar.
Eso generaba que el trigo baje hasta un 40% del precio internacional. Eso provocaba que el productor hubiese tenido que tener rindes por encima de la media para recién recuperar los costos. Por eso se había caído el área de trigo”.


Además, precisó que “en este momento tenemos un 40% más de precio del que teníamos antes, el mundo fue demandando trigo, entonces eso le está permitiendo a los productores poder sembrarlo”.
En cuanto va a crecer la superficie sembrada, Paroni indicó que “las estimaciones eran aproximadamente de un crecimiento del 30%. En algunas zonas se está registrando problemas para terminar de sembrarlo por exceso de humedad, el exceso hídrico. Pero la estimación era que iba a aumentar”.


En cuanto a la cosecha manifestó que “se está estimando que a nivel país se va a llegar a los 22 millones de toneladas. Pero va a depender de las condiciones climáticas y ambientales para que se den estos rindes. Hoy sí lo que hay son perfiles cargados de agua, que eso normalmente te dan un piso de 25, 30 quintales asegurados. Después si las condiciones de la primavera son mejores a lo normal podemos llegar a tener rindes mejores. Dependerá después de lo que haya hecho el productor, el que le ha puesto mucho fertilizante seguramente tendrá mejor rinde que el que no le coloca”.


Indagamos respecto a las heladas registradas en días anteriores y trajo tranquilidad: “Normalmente las heladas no afectan al trigo. Lo que se ha registrado la semana pasada son heladas agronómicas, es una helada que cuando pasan varios días de calor y hela de golpe, como pasó días atrás, el trigo sí se lastima, se lo ve más chico. Pero el trigo es un cultivo de invierno, por lo que no le va a quitar rinde. Lo opaca un poco pero el trigo va a brotar. Después depende de los campos, los que tienen mucha cobertura se han visto más perjudicados que aquellos que no tienen tanta”.


Finalmente, lo consultamos sobre las condiciones climáticas que deben darse para no tener inconvenientes con la campaña: “En el mes de setiembre tiene que caer alguna lluvia normal para que el cultivo termine de desarrollarse, entre unos 50mm y 100mm. Luego la primavera debe ser fresca, que no haya un golpe de calor que arrebate el trigo. El trigo se va haciendo despacito y así tiene un rinde más alto”.

Castellanos

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad