27 de julio de 2017 22:16 PM
Imprimir

Cómo prevenir las pérdidas que se generan durante el almacenaje de granos en silobolsas

Según el especialista en poscosecha del INTA, Mauricio Santa Juliana “el 80% del estado de las silobolsas depende estrictamente del día cero cuando se prepara la bolsa”. Consejos para evitar pérdidas

En el marco de la 131° Exposición Rural que se lleva en las instalaciones del predio de Palermo de la Sociedad Rural Argentina, el técnico del INTA y especialista en poscosecha, Mauricio Santa Juliana dio una interesante charla sobre cómo almacenar granos frente a la emergencia hídrica.

Infocampo estuvo presente y conversó con Santa Juliana, quien indicó que “el 80% del estado de las silobolsas depende estrictamente del día cero cuando se prepara la bolsa”.

Según las mediciones realizadas por daños en las silobolsas se llegan a perder hasta 47 dólares de girasol por metro lineal y 5 centímetros de espesor afectados, u$s25 de soja, u$s22 de trigo, u$s18 de maíz, y u$s14 de sorgo.

 

Para evitar este tipo de problemas, el técnico recomendó:

1-Elegir un lugar alto del terreno lejos de los árboles y posibles fuentes de rotura.

2-Preparar una superficie limpia, firme y pareja.

3-Evitar el daño mecánico a los granos.

4-Efectuar un correcto llenado de la bolsa, sin dejar baches y sin sobrepasar el coeficiente de estiramiento.

5-Cuidar permanentemente la integridad de la bolsa y tapar inmediatamente las roturas.

6-Considerar que en granos húmedos el riesgo de deterioro aumenta y los cuidados deben ser mayores.

inta 1Durante la presentación, el técnico indicó que una vez cumplidos los pasos recién detallados, otra parte fundamental del proceso de almacenamiento es el cierre de la bolsa. “Para cerrar la bolsa hay dos mecanismos recomendados. Uno es por tablas, donde se debe plegar los extremos de la bolsa hacia adentro, los pliegues que se forman se aplastan con dos maderas (una de cada lado) que serán clavadas entre sí aprisionando el plástico de la bolsa. Luego se debe enrollar las tablas con la bolsa, para poder colocarle peso encima”, explicó Santa Juliana.

“La otra metodología es más segura, que es el procedimiento de termosellado por medio de una máquina termoselladora. El calor une los dos plásticos y genera que lo entre aire ni roedores a la silobolsa”, aseguró.

 


El monitoreo
Más allá que se haya realizado todo el proceso de manera correcta, es muy importante que sigamos monitoreando la bolsa para saber en qué condiciones se encuentran los granos. “Para ello tenemos que monitorear parámetros de calidad de los granos, midiendo temperatura y humedad, y por otro lado la integridad de la bolsa”, argumentó el especialista.

inta 2“Para que el almacenado sea óptimo y nos dure 18 meses en buenas condiciones, la humedad del grano no puede superar los 13%, porque superior a ese registro ya empezamos a tener riesgo de pérdidas. De todas formas, en estas épocas de excesos hídricos podemos guardar granos con humedad entre 13 y 16%, pero las buenas condiciones no superaran los 3 meses”, detalló el especialista.

Una de las metodologías señaladas por el técnico para monitorear el estado de los granos en las bolsas, es el “monitoreo por calado”, pero que tal como explicó “suele tener limitantes, dado que no se llega a revisar bien la bolsa y el problema puede estar en el fondo de la bolsa o alejado a la muestra que tomamos, y no enterarnos a tiempo de lo que está pasando”.

“Además, el calado emplea mucha mano de obra y se pueden monitorear pocas bolsas por hora, y en algunos casos, el sellado del agujero suele ser deficiente”, aseguró y agregó que una buena decisión sería optar por “herramientas tecnológicas que nos permitan medir la concentración de CO2 en la bolsa. Si la concentración aumenta de una medición a la otra, ya sabemos que ahí tenemos un problema, porque a mayor actividad biológica, mayor concentración de dióxido de carbono”.

Y continuó: “la identificación electrónica se tiene que hacer cada diez días, y tiene muchas ventajas frente al caldo. Por un lado no dañamos la integridad de la bolsa y por otro nos permite separar caracterizar y separar la información de la bolsa cada cuatro metros, sabiendo dónde y cuándo tuvimos un problema de almacenamiento”.

3El sistema es sencillo. Cada cuatro metros se pone un tapón de goma en la bolsa, sin dañar la estructura de la misma, donde luego se colocará la aguja del dispositivo portatil que medirá la concentración de CO2 y las variaciones que puedan haber ocurrido en ese sector de la bolsa. Toda la infomración es volcada a un software que nos permite saber las zonas con potenciales peligros.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad