27 de julio de 2017 02:29 AM
Imprimir

BLP compró el frigorífico

TOAY: ¿URBANIZARAN LAS CUATRO HECTAREAS?

El Banco de La Pampa compró el ex Frigorífico de Toay por una suma de 3.736.100 pesos. La operación se concretó en el marco del remate que se realizó ayer, a partir de las 10, en el Colegio de Martilleros de La Pampa, por orden del juzgado de Ejecución, Concursos y Quiebras 2 a cargo de la jueza Adriana Cuarzo. El martillo lo bajó Marcelo Fernández, luego que la magistrada autorizara una rebaja del 25% en la base de la subasta, que era de 4.981.425,12 pesos.
La zona donde está el inmueble, en su momento, alejada del casco urbano de la localidad, fue alcanzada hoy por el avance de la ciudad. De hecho, el propio intendente Ariel Rojas, consultado anoche por LA ARENA, consideró que las tierras que ocupaba el frigorífico hoy son más aptas para la construcción de viviendas que para el emplazamiento de una industria. “En general, la zona quedó en un lugar que desde hace un tiempo no es propicio para un frigorífico”, sostuvo.

 

¿Zona residencial?
Marcelo Fernández, el martillero que llevó a cabo el remate, reveló que, a diferencia de lo ocurrido en las dos subastas fallidas de marzo y agosto del año pasado, ayer hubo más consultas de interesados en el predio, aunque admitió que finalmente el Banco de La Pampa fue el único que ofertó.
Para el agente inmobiliario, el mayor interés estuvo atado a los cambios que introdujo en la zonificación de la localidad de Toay la sanción de un nuevo Código Urbanístico. Sin embargo, Rojas se excusó anoche de confirmar si efectivamente, como sostuvo Fernández, las cuatro hectáreas que pertenecieron al Frigorífico están emplazadas actualmente en una zona urbana residencial.
“En realidad la zona quedó con un signo de pregunta. Tiene un terreno interesante en el que es muy viable la instalación de viviendas. Y es cierto que hubo una rezonificación a partir de la sanción del Código Urbanístico, pero no recuerdo si esos terrenos quedaron específicamente como zona residencial”, dijo Rojas.

 

La tercera.
En marzo del año pasado, el predio había salido a remate con una base de 15.563.498,70 pesos pero no hubo ofertas. En agosto de ese mismo año, la subasta se convocó por segunda vez con una base sensiblemente menor, pero otra vez no hubo postores. La de ayer fue la tercera intentona y esta vez sí apareció un comprador. Fernández recordó que el BLP es, además, uno de los acreedores.
La planta frigorífica fue cerrada en forma definitiva el 22 de mayo de 2013. De acuerdo al edicto judicial, contaba con dependencias destinadas a oficinas, salón de ventas, saladeros, corrales, sala de necropsias, taller, sala de insensibilización, cámaras de frío. También la sala de empaque, sala de maduración de menudencia bobina, túnel de congelados, sala de máquinas, lavadero de camiones y sala de faenas.
El año pasado, LA ARENA informó que las instalaciones estaban en una situación deplorable. La última faena se había realizado el 20 de noviembre de 2011, cuando los problemas de la empresa Indeco SA -en manos de la familia Buetti desde 2009-, y del ex propietario Francisco Gil, eran más que evidentes.
Un año después, en diciembre de 2012, la empresa estaba totalmente parada y los 70 operarios a los que se les adeudaba más de dos millones de pesos, pensaron en reabrir el frigorífico a partir de una estructura cooperativa. Sin embargo, las gestiones nunca dieron resultado.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Arena

Publicidad