28 de julio de 2017 11:44 AM
Imprimir

Volvió a funcionar Cresta Roja con todo su personal

Daniel Vega, uno de los delegados de la faenadora, confirmó que se recompuso la conciliación y se reincorporaron los 54 despedidos. Tras una extensa reunión en el Ministerio de Trabajo entre el dueño de la empresa a cargo de la avícola Cresta Roja -que actualmente es un Consorcio bajo el nombre de Protensa SA-, los […]

Daniel Vega, uno de los delegados de la faenadora, confirmó que se recompuso la conciliación y se reincorporaron los 54 despedidos.

Tras una extensa reunión en el Ministerio de Trabajo entre el dueño de la empresa a cargo de la avícola Cresta Roja -que actualmente es un Consorcio bajo el nombre de Protensa SA-, los representantes del gremio y de los trabajadores, se dictó una conciliación obligatoria por la cual vuelve a funcionar la planta faenadora con todo el personal en tareas activas.

“La gente ya está trabajando adentro, normal. Se recompuso la conciliación obligatoria, que es con todo el personal adentro, no con una conciliación a medias que quería dejar a 54 personas afuera mientras la fábrica continuaba sus labores normalmente”, explicó uno de los delegados, Daniel Vega.

No obstante, la medida estará vigente por 15 días hasta la próxima reunión. “El 11 de agosto hay una segunda audiencia entre el gremio y la empresa para terminar de resolver el conflicto, calculamos que va a salir todo bien”, añadió.

El principal eje de los despidos está ligado a quiebra de la empresa. Los actuales dueños se habrían comprometido legalmente a pagar lo adeudado por la anterior gestión a los empleados, pero el dinero nunca fue abonado, por lo que los referentes de cada sector pidieron el pago de la indemnización, “que desde hace más de un año vienen bicicleteando”.

El día previo a que se concretara la reunión, los 54 referentes se encontraron despedidos de sus trabajos, con las puertas de la planta cerradas. “El dueño de la empresa nos aseguró que quiere que sigamos, pero no nos dio explicación por los despidos, volvimos a trabajar todos como si no hubiera pasado nada”, cerró.

El conflicto surge del incumplimiento del acuerdo realizado en 2015 tras la quiebra de la empresa. El consorcio creado por Ovoprot, Tanacorsa y Laclau -con el nombre Protensa SA- quedó a cargo de la empresa con su maquinaria, terreno, edificio e incluso la deuda de el origen del conflictolos trabajadores. Tras programar un plan de pago para la deuda e incumplir los plazos, los representantes de cada sector -los 51 despedidos- pidieron una reunión con la comisión, pautada para el viernes, siendo que el día anterior cerraron las puertas de la planta.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad