28 de julio de 2017 15:01 PM
Imprimir

Menos del 40 % del hato venezolano está vacunado contra la aftosa

La escasez de insumos y biológicos son algunas de las razones por las que en el vecino país no se adelanta desde hace varios años una campaña seria que permita erradicar la enfermedad.
En enero del año anterior, Carlos Oduardo Albornoz, presidente presidente de la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela, Fedenaga, durante una visita que hizo a Colombia, dejó clara su preocupación en materia sanitaria: es el único país de Latinoamérica que ni siquiera tiene zonas libres de fiebre aftosa.
En su momento aseveró que ni siquiera había pruebas de brucelosis, por lo que el drama de conseguir insumos era tal que el desabastecimiento llegaba al 40 %.
“El desabastecimiento aquí en Venezuela es muy pronunciado desde todo punto de vista y creemos que corremos muchos riegos. Ojalá podamos mejorar en ese sentido, sin embargo no se ve ningún tipo de rectificación real por parte del Gobierno Nacional”, reveló Albornoz Castro.
Anotó que el país programa las jornadas de vacunación contra aftosa y rabia bovina; sin embargo, se hacen sin suficientes dosis y control de las patologías.
Albornoz Castro comentó que en Venezuela hay periodos de inmunización como en todas partes y aunque las vacunas no se han dejado de aplicar, los ciclos no se han adelantado con la rigurosidad que se necesita. Agregó que el riesgo de alguna epidemia existe, pero en realidad no se han presentado brotes que se puedan identificar.
Todo ese contexto confirma lo develado por el dirigente en un medio de su país, en donde aseveró que ante el constante contrabando de ganado entre Venezuela y Colombia, influyeron para que se presentara un foco de la enfermedad luego de varios años sin el virus.
Señaló que aunque sería irresponsable decir que el foco de contaminación registrado en el país vecino proviene de Venezuela, -porque el Insai ha manifestado que en los últimos 4 años no se registran casos-, no puede dejar de considerarse, ya que son “2.200 kilómetros de frontera viva, donde pasa una carne robada sin los controles necesarios”.
Indicó Albornoz que “el segundo negocio más importante del contrabando de extracción en Venezuela es el de ganado, aunque no tenemos un número exacto, pero supera las 160 mil reses que han pasado la frontera”.
Sostuvo que es ilógico que un país que provee de vacunas a Venezuela, tenga brotes de fiebre aftosa.
“Ellos nos mandan las vacunas y tienen aftosa y nosotros no, cuando aquí no estamos vacunando”, ironizó.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: ContextoGanadero

Publicidad