29 de julio de 2017 18:59 PM
Imprimir

Macri reforzó los lazos con un campo que pidió “no volver al pasado” y se mostró muy crítico con el kirchnerismo

El Presidente participó de la inauguración de la tradicional muestra con un discurso en el que anticipó una reforma impositiva "en todos los niveles de gobierno". Etchevehere, en tanto, le dio un espaldarazo al macrismo y acusó a Cristina Kirchner de haber dejado al agro "en ruinas"

La Rural fue este sábado el escenario elegido por Mauricio Macri para reforzar los lazos con el campo y exponer los “logros” del modelo en medio de la campaña y las presiones cambiarias.

El Presidente encabezó el  acto de apertura de la tradicional exposición en el predio ferial de Palermo acto junto a los dirigentes del agro, que esperan una cosecha récord de 137 millones de toneladas.

El factor en común entre su discurso y el del titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Miguel Etchevehere, fueron las duras críticas hacia el kirchnerismo, que hicieron foco en la corrupción y en la necesidad de seguir profundizando los cambios.

“Cuando me dicen que les hemos dado una mano, yo no me siento cómodo con esa frase. Lo que hemos hecho es sacarle el pie de encima y el campo respondió con más trabajo y más empleo”, afirmó Macri, ante un predio colmado.

Acompañado por la primera dama, Juliana Awada, su hija, Antonia; la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta; y el ministro de Agroindustria Ricardo Buryaille, Macri habló después de Luis Miguel Etchevehere, quien pidió “no volver al pasado”.

El Presidente aprovechó su discurso para reafirmar la idea de que, tras las quita total o baja parcial de las retenciones y el fin de las trabas para exportar, el campo se convirtió en la granlocomotora” del crecimiento y en la “nave insignia” del cambio.

“A pesar de todo lo que pasó nos llenaron de buenas noticias. Récord de cosecha histórica en la Argentina: total 137 millones de toneladas. No es sólo una buena noticia para el campo sino para la Argentina porque estas 12 millones de toneladas adicionales generaron 400.000 viajes de camiones adicionales”, enumeró.

“Esto es más trabajo en estaciones de servicio, parrillas, repuesteros, en tantas cosas que se empiezan a mover a partir de la energía emprendedora del campo argentino”, agregó el Presidente.

Se trató de un elogio al sector rural. Pero también fue una manera sutil de pedirle a la dirigencia que baje el tono de las críticas ante la demora en la aplicación del esquema de reducción a las retenciones a la soja que había prometido el oficialismo.

Sucede que en vísperas de las PASO, el sector venía intensificando sus reclamos. La lista de quejas del agro abarca la crisis de las economías regionales, las mayores importaciones de alimentos y la carga impositiva.

Por caso, muchos productores se sienten decepcionados por la decisión en octubre pasado del Ejecutivo de postergar una nueva reducción de los derechos de exportación a la soja para 2018.

“Macri había prometido reducirlas un 5% cada año y eso no se cumplió”, se había quejado días atrás el vicepresidente de CRA, Jorge Chemes.

Por eso, Macri al remarcar el buen momento que atraviesa el agro, tras las medidas tomadas, y contrastar la situación actual con el escenario que imperaba durante la anterior gestión, no hizo más que exigir una postura más contemplativa por parte de los dirigentes rurales.

Incluso, les tiró un adelanto que no pasó desapercibido para el campo: “Estamos preparando una reforma impositiva en todos los niveles de gobierno”.

Además, la visita de Macri coronó una semana cargada de gestos, que incluyó los cambios anunciados para mejorar la competitividad.

Las medidas contemplan la flexibilización en algunos requisitos que exigía la Unión de Trabajadores Rurales (UATRE) para la contratación de peones a través de las bolsas de trabajo.

Y ajustes en algunos convenios de la actividad, luego de que la mitad de las paritarias cerraran con subas de entre 22 y 26%, según fuentes oficiales y del gremio.

Además, el Presidente les recordó todos los proyectos de infraestructura que se pusieron en marcha con su gestión, que significan una mejora de la competitividad para el sector rural.

“No les puedo pedir a ustedes que produzcan con tecnología del siglo XXI, sobre una infraestructura del siglo XIX. Por eso hemos puesto en marcha más de 20.000 kilómetros de caminos y autopistas que se construyen a precios entre el 20 % y el 50 % más barato. Porque nunca más las obras serán sinónimo de corrupción. Sino de esperanza, optimismo y alegría”, afirmó.

En su discurso a 15 días de las elecciones, Macri afirmó que las obras lo emocionan: “Le pongo las caras de las familias cuando llegamos con la cloaca, el agua potable, el puerto, con el aeropuerto con el tren. Sus vidas cambian de verdad”.

A partir de allí, Macri se despachó en contra del kirchnerismo.

“No puedo creer cuando escucho a aquellos que gobernaron durante tantos años, que ahora vienen con distintas propuestas y partidos a decir que tienen soluciones cuando nos gobernaron y nos dejaron en ruinas”, afirmó.

“Vamos a dar batalla a la mafia“, agregó el jefe de Estado, quien sostuvo que “nunca más las obras serán sinónimo de corrupción“.

Además, el mandatario le dedicó unas palabras a Gerónimo Momo Venegas: “Fue un incansable batallador por los trabajadores del campo. Un batallador y un creyente de lo más importante que tenemos que defender en nuestras vidas: la libertad”.

 

La SRA, dura con el kirchnerismo 

A tono con el clima electoral, Etchevehere dedicó una parte de su discurso en La Rural a la expresidenta Cristina Kirchner, a quien cuestionó por su “oportunismo” de realizar un acto de campaña en un tambo en la localidad bonaerense de Lincoln.

Etchevehere descargó sus críticas hacia Cristina cuando se refería al crecimiento del sector agropecuario en este año y medio de gestión de Mauricio Macri, y alertaba sobre la lenta reacción de algunos sectores, como el de “la lechería y fruticultura“.

“Esto sólo se resuelve con trabajo de todos los eslabones de la cadena, lejos del cinismo de los responsables de la mayor crisis de la lechería que, haciendo gala de un repudiable oportunismo de campaña, creen que, visitando a un productor, pueden revertir los años en que nos dieron la espalda”, fustigó Etchevehere en el momento más encendido de su discurso, que arrojó la ovación de los asistentes de La Rural.

No les creemos una palabra“, remató, en clara alusión a Cristina Kirchner.

El dirigente de la Sociedad Rural apuntó a la líder de Unidad Ciudadana como “responsable de la crisis” y mencionó que si bien “podrán cambiar sus modales, las políticas que representan siguen siendo las mismas”.

En un tiro por elevación, Etchevehere incluyó en esa crítica a sectores de la oposición “que hoy hacen gala de diferenciarse del gobierno anterior, pero que hasta hace poco formaban parte de él y apoyaron políticas nocivas para el campo“.

“Después de lo que vivimos, si hay algo que tenemos en claro, es que no podemos volver al pasado”, resaltó el presidente de la Sociedad Rural.

“Volver al pasado es volver a la pobreza, al desprecio por las instituciones republicanas, a la mentira, a la demagogia y a la estafa como recursos políticos”, aseguró.

“Volver al pasado es volver a Venezuela como modelo” y “al insulto y a la soberbia por cadena nacional”, concluyó.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: iProfesional

Publicidad