1 de agosto de 2017 12:06 PM
Imprimir

La Nación trabaja para que vitivinícolas refloten el blanqueo de cosechadores

El Ministerio de Trabajo sondeó a bodegueros y productores para armar una reunión. Hay predisposición.

Pensando en la próxima vendimia y en reducir el trabajo en negro de los cosechadores de uvas, el gobierno nacional busca reconstruir el convenio de corresponsabilidad gremial, un mecanismo ideado para fomentar la registración de trabajadores temporarios, que nació en el 2011 y el año pasado se desactivó. Los titulares de la Cámara Vitivinícola de San Juan, Angel Leotta, y de la Federación de Viñateros, Eduardo Garcés, confirmaron que han recibido esta semana un correo electrónico de Alejandra Gazzano, desde la Secretaría de Seguridad Social de la Nación, donde les consultan si están interesados en acudir a una reunión en Buenos Aires para retomar la discusión del convenio de responsabilidad y analizar los motivos que impulsaron a ambas instituciones a dejarlo sin efecto. Ambos directivos están dispuestos a acudira ese encuentro, según adelantaron. Incluso dijeron que están dispuestos a reflotar el sistema si se solucionan los puntos que a su criterio están mal, que son los mismos que llevaron a las entidades participantes a dejarlo sin efecto.

Tanto la entidad bodeguera como la que reúne a los productores son las patas del sector patronal de la paritaria del sector que está en el Convenio Colectivo de Trabajo 154/91. Los cosechadores a su vez están representados por la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (Foeva) que en este caso será la más difícil de convencer, según adelantó Antonio Arias desde ese sindicato.

El sistema se desactivó en junio del año pasado, cuando tanto la Cámara Vitivinícola, la Federación de Viñateros y Foeva plantearon su anulación. Fue porque, en el caso de los productores, sostenían que con el bajo precio que recibían por la uva, no podían pagarlo. Además, se había acumulado una deuda alta por la falta de pago, que se transformó en un problema tanto para el productor como para la industria, por la inmovilización de vinos en las bodegas. Es que cuando el productor entregaba sus uvas a una bodega para que se elaborara vino a maquila y no pagaba la corresponsabilidad, el INV le inmovilizaba el vino a la bodega y no se podía vender. Para Leotta, la autoridad de aplicación de la Corresponsabilidad Gremial -el Instituto Nacional de Vitivinicultura- se extralimitó.

‘’Cuando un empleador que está dentro del Sistema Único de Seguridad Social no paga sus aportes, la AFIP te demanda o inhabilita. Pero el INV lo que hizo fue inmovilizar el vino al bodeguero, proveniente de las uvas de un viñatero deudor’’, se quejó el bodeguero. Otro punto cuestionado es que aun con la vigencia del sistema, no cesaron las inspecciones y multas por tener cosechadores no registrados. La Corresponsabilidad tiene una ‘’tarifa sustitutiva’’ que reemplaza a la tarifa ordinaria que se debe pagar por cada cosechador según la ley.

El valor surge a través del precio de una gamela y cuántas se precisan para recolectar un quintal de uva. Así, si una finca posee 1.000 quintales, el productor pagará por eso, sin importar si lo cosecha con 10, 20 o 50 trabajadores. Los productores objetan que cuando estuvo vigente la corresponsabilidad, lo mismo se controló la registración individual y el problema es que el temporario que tiene un plan social no quiere que se lo suspendan al registrarse para la cosecha, por eso muchos optan por trabajar en negro para no dejar de cobrar el beneficio.

‘’El que paga los platos rotos es el viñatero cuando hay una inspección porque igual es multado’’, dijo Garcés. Los referentes dicen que si la Nación contempla esos puntos la Corresponsabilidad podrá reflotarse. Mientras tanto responderán el mail solicitando que se fije día y hora para un próximo encuentro. Más escéptico es el referente de Foeva.

Arias denunció que el sector empresario ‘’tiene la cultura de muchos años de no pagar sus obligaciones y aportes previsionales y de obra social de los cosechadores’’, que si bien con la corresponsabilidad se logró ‘blanquear’ un 60% de cosechadores (contra el 97% de trabajo en negro del sistema normal) ellos prefieren que se vuelva al sistema tradicional y que la Nación incremente las inspecciones en época de cosecha para lograr que la totalidad sea registrada.

Cómo es el régimen

Tarifa sustitutiva

Crea un método alternativo para dar acceso a los cosechadores temporales al sistema de la Seguridad Social (jubilación, obra social, etc.). Se paga una tarifa sustitutiva, no por empleado; sino por kilos de uva a cosechar.

Flexibilidad

El cálculo a pagar se hace al final de la cosecha y se paga en 5 cuotas diferidas, de agosto a diciembre, una vez que el productor cobró la uva. El monto a pagar es el mismo, permitiendo tener más cosechadores al mismo costo.

Excepciones

Los productores familiares están exceptuados del pago de la Tarifa Sustitutiva. También lo están los productores que realizan la cosecha en forma mecanizada y los que contraten una empresa que terceriza la cosecha

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Diario de Cuyo - San Juan

Publicidad