2 de agosto de 2017 11:25 AM
Imprimir

Preocupa reciente foco de intoxicación en Florida por gusano negro en bovinos

Uruguay : Ante un reciente foco de intoxicación por gusano negro (Perreya flavipes) en bovinos, diagnosticado por la Plataforma de Salud Animal de INIA Tacuarembó, se advierte a los productores y veterinarios sobre la necesidad de reconocer la enfermedad y evitar mayores pérdidas. Por el mencionado foco, ocurrido en el departamento de Florida, próximo a […]

Uruguay : Ante un reciente foco de intoxicación por gusano negro (Perreya flavipes) en bovinos, diagnosticado por la Plataforma de Salud Animal de INIA Tacuarembó, se advierte a los productores y veterinarios sobre la necesidad de reconocer la enfermedad y evitar mayores pérdidas. Por el mencionado foco, ocurrido en el departamento de Florida, próximo a la localidad de Pintado, murieron 42 bovinos de un total de 185 entre el 28 de mayo y el 28 de julio.
La intoxicación por este insecto en Uruguay fue observada por primera vez en 1994, año en que se registraron numerosos casos de la enfermedad. Posteriormente, fue diagnosticada con frecuencia variable en diferentes años. Suele aparecer entre mayo y setiembre, cuando se observa una mayor cantidad de grupos de larvas de este insecto en las pasturas.
Ocurre, principalmente, en campos naturales con buena disponibilidad de forraje (empastados), generalmente en inviernos benignos, como el actual. Estas larvas son muy palatables y los animales las buscan para ingerirlas. Afecta a bovinos y ovinos, principalmente de las categorías más jóvenes.
Los animales afectados presentan severa depresión o signos nerviosos (agresividad, temblores, babeo e incoordinación) y mueren generalmente en uno a tres días. En la autopsia, la lesión más característica es en el hígado, que presenta un aspecto moteado, observado principalmente en la superficie de corte.
La única solución es el diagnóstico inmediato de la enfermedad y el cambio de los animales para potreros con menos larvas, que generalmente son los que tienen menor disponibilidad de forraje (menos empastados). Las larvas de Perreya flavipes son negras brillantes, miden de 1,7 a 2,2 centímetros y se pueden ver cuando se desplazan entre el pasto, en grupos de aproximadamente de 100 larvas; varian de 6 a 200, entre mayo y setiembre. Los adultos de Perreya flavipes son insectos himenópteros (parecidos a una avispa) que ponen los huevos sobre la vegetación de donde salen las larvas.
La intoxicación debe ser diferenciada, principalmente, de la tristeza parasitaria (anaplasmosis y babesiosis), que presenta fiebre, anemia, ictericia y puede observarse orina con color de sangre (en los casos de Babesia bovis y Babesia bigemina) y signos nerviosos (en el caso de Babesia bovis).
La intoxicación por duraznillo negro (Cestrum parqui) causa signos clínicos y lesiones idénticas a la intoxicación por larvas de Perreya flavipes (gusano negro). El duraznillo negro causa intoxicación sobre todo en potreros con montes naturales, donde se encuentra la planta.
URUGUAYO
Esta intoxicación fue descubierta y descrita por primera vez en el mundo por un profesional uruguayo: el doctor Fernando Dutra, patólogo del Laboratorio Rubino Treinta y Tres, en un excelente trabajo de investigación publicado en el Animal Journal en 1994.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Telegrafo

Publicidad