3 de agosto de 2017 02:11 AM
Imprimir

Colombia y el drama de sacrificar bovinos por culpa de la fiebre aftosa

Ganaderos de Yacopí y Caparrapí, en Cundinamarca, han pedido apoyo para lidiar con las pérdidas que les trajo el brote de fiebre aftosa detectado hace casi un mes. Aseguran que necesitan más respaldo del Gobierno y las autoridades locales frente a la crisis.
Es una verdadera tragedia. Así lo dicen pobladores de esta región, que han vivido en la zozobra desde que se conoció la noticia del brote detectado en 8 predios de 3 veredas de Yacopí, reportado por el ICA el pasado 10 de julio.
Según revelaron varios productores a CONtexto ganadero, la escasa presencia de funcionarios del Ministerio de Agricultura y del ICA ha generado un ambiente enrarecido por la falta de información y de ayudas.
Ramiro Bonilla*, propietario de una finca de la vereda La Valle, en Yacopí (uno de los sectores donde ocurrió un brote), aseguró que no está de acuerdo con la reparación por los animales de su propiedad que serán sacrificados para prevenir el contagio del virus.
Estamos preocupados por la situación que nos agobia por este sector. Nos quieren pagar vaca de leche al precio por kilo de vacas flacas. Conmigo, somos 4 propietarios que no queremos sacrificar nuestras vacas de leche hasta que no se haga presente un funcionario del MinAgricultra”, declaró.
Explicó que el pago se haría de acuerdo al último valor registrado en la subasta de La Dorada, suspendida mientras que la zona está en cuarentena.
Así pues, señaló que solamente le pagarán hasta $1 millón 400 mil por res, cuando sus vacas lecheras valen hasta $4 millones y medio, y las crías, que valen $1 millón 500 mil, se pagarán a $900 mil. Al hacer cuentas, perdería alrededor de $19 millones de los $36 millones que valen sus 24 ejemplares.
Para Bonilla, lo más grave no solo se debe a las pérdidas económicas, sino al estado mental y emocional de los pequeños productores que han tenido que ver con resignación cómo sacrifican a sus vacas. El productor compartió 2 audios que están circulando al respecto:
A los ganaderos les ha dado duro y han llorado, las señoras se han desmayado, pero aquí no hay psicólogo, solo los del ICA”, dice uno.
El otro le pide a un diputado de la Asamblea, seguramente al funcionario oriundo de Yacopí entrevistado por CONtexto ganadero, que necesitan este tipo de ayuda.
“Para la gente ha sido traumático el sacrificio de los animales. ¿Qué posibilidad hay que haga acompañamiento una psicóloga, para que concientice a la gente? (…) El tema es delicado porque son los ahorros de toda la vida”.
Diego Mesa*, propietario de un predio en Caparrapí, coincidió con Bonilla en que la situación es dramática, debido a la incertidumbre generada por los rumores que corren de un lado a otro. (Lea: Mal manejo de la vacunación sería la causa de Aftosa en Yacopí)
“Acá no ha venido nadie de la Secretaría de Agricultura ni del Ministerio que diga ‘este va a hacer el plan de contingencia’. Esa es nuestra preocupación”, dijo.
Añadió que a un ganadero de este municipio le detectaron varias reses infectadas con los mismos síntomas de la fiebre aftosa, pero hasta este momento, el ICA no ha podido determinar si se trata de este virus o de estomatitis vesicular.
Insisten en deficiencias en el ciclo
Mesa contó que también fue vacunador de la campaña contra fiebre aftosa, hace más de 10 años. Afirmó que conoce del tema y que critica los informes que han publicado el ICA y el Ministerio, donde se aseguran que la cobertura de vacunación ha sido superior al 90%.
Por el contrario, sería menor al 80% según sus cálculos, pues al parecer, de los 70 mil bovinos que hay en Caparrapí, no se le aplicó el biológico a 15 mil de estos.
Con tantos rumores y tantos datos sueltos, los ganaderos no tienen certeza de lo que está sucediendo en su territorio. “Se necesita la información precisa, hay mucho comentario, y todos esos comentarios vuelven loca a la gente”, manifestó.
*Nombres cambiados a petición de las fuentes
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: CONtexto ganadero

Publicidad