7 de agosto de 2017 14:41 PM
Imprimir

Los feedlots reclaman que se controle el peso de faena

Lo pide la Cámara Argentina de Feedlot, con el objetivo de que se incremente el peso de faena. También solicitan que se revise el esquema tributario

Tras tres meses seguidos de crecimiento, el nivel de ocupación de los corrales de engorde en la Argentina alcanzó el 72 por ciento, mientras que el índice de reposición feedlot (IRF) -un indicador utilizado por los engordadores para medir las tendencias en la actividad- es de 1,26 terneros ingresados por cada animal enviado a faena. Esto significa que la ocupación aumenta y que en los próximos meses probablemente haya más carne en el mercado.

Según el último informe de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF), los indicadores muestran una evolución de los corrales para la primera mitad del año bastante similar a lo registrado en 2016.

 

“Problemas de clima muy generalizados prolongan la zafra de terneros, y las zonas que no han sido complicadas por las inundaciones le permitieron al criador mantener más tiempo en el campo sus terneros, apoyados además por un invierno que se inició tarde y bastante benévolamente. Sumado a esto, varios productores comenzaron a implementar algunos planteos de recría para lograr entrar a los corrales con animales que al finalizar el engorde permitan optar por un destino de exportación o consumo según la situación de precios del momento”, explicaron desde la CAF.

Luego añadieron que la postergación por 90 días del cambio del valor de la caución por remitir animales de bajo peso ha permitido que, aquellos productores poco precavidos por los cambios que desde la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario se venían anticipando, pudieran considerar el peso al ingreso a los corrales para evitar remitir animales de bajo peso hacia fines de agosto cuando la aplicación del nuevo monto de la caución debería comenzar a regir.

 

Al respecto, la cámara reclamó que se retome el control del peso mínimo de faena por parte del Estado y que se pongan en marcha las herramientas planteadas para dicho control (balanza con controlador fiscal y cámaras en los palcos de faena).

“Es necesario que la exportación continúe creciendo y traccione cada vez más para lograr que los precios de la hacienda sufran variaciones menores a las que estamos acostumbrados y para que los incrementos de producción puedan ser sostenibles. Contamos con un producto para llegar a cada vez más mercados que demandan una alta calidad”, afirmaron.

En cuanto al negocio, el informe indicó que tomando en cuenta la relación de compra venta, la foto hasta fines de junio con el valor de la invernada por debajo del precio del gordo colaboró, en parte, para que la ocupación llegara al 72 por ciento actual.

 

“Por supuesto que el negocio hoy no es el de la foto, la situación ya se revirtió y los valores de la invernada superan al gordo. Esta condición deja planteado un desafío para los corrales de cara a la segunda mitad del año: la necesidad de contrarrestar la pérdida en la compraventa sumando más kilos a cada animal dentro de los corrales y con la mayor eficiencia posible. Los valores de venta de animales terminados de septiembre en adelante nos dirán si los precios de adquisición de la invernada han sido razonables como para permitir un cierre de ciclo positivo”, expresaron.

Y luego añadieron: “Sin duda los resultados favorables planteados hasta fines de junio se complican cuando comenzamos a restar de una cuenta, en principio positiva, la exorbitante carga de impuestos, aranceles y tasas que caen sobre el feedlot. Un negocio con un alto capital de trabajo y baja rentabilidad por animal encerrado no soporta la carga de impuestos que hoy tenemos”.

 

El informe de los engordadores aseguró que el suyo es uno de los sectores emblemáticos del agregado de valor (el feedlot es el mayor consumidor de la producción de maíz), y que para que pueda crecer, generar cada vez más empleo y transformar la producción granaria argentina e impulsar a otras industrias, “es fundamental y urgente una completa revisión y adecuación de los impuestos y tasas que lo alcanzan”.

El sector espera acción en este sentido. El Estado implementó medidas para combatir la informalidad en la cadena de las carnes y lograr reducir la competencia desleal, pero según la CAF “estas medidas no tendrán los efectos deseados mientras el premio por el riesgo asumido al evadir continúe siendo tan tentador”. Con este ánimo siguen esperando el cambio

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad