9 de agosto de 2017 01:15 AM
Imprimir

México amenaza a Trump con comprarle alimentos a la Argentina si descarrila el Nafta

. Peña Nieto invitó a una delegación argentina y advirtió a Trump que podían reponer aranceles al cereal de Estados Unidos.

“Nadie me va a creer que estoy dispuesto a reponer aranceles de la OMC a granos y oleaginosas de Estados Unidos, si no tengo fuertes alternativas en el Sur”, les dijo con toda claridad este lunes el ministro de Economía de México, Idelfonso Guajardo, a los integrantes de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado de su país.

Guajardo que lleva adelante la renegociación del NAFTA que comenzará la semana próxima en Washington y fue una de las banderas de campaña del republicano Donald Trump, sinceró la estrategia azteca: Asegurarse con Argentina y Brasil el maíz y el trigo que hoy le compra a Estados Unidos. No es poca cosa, el año pasado México importó 14,1 millones de toneladas de maíz, un ingrediente clave de la dieta básica mexicana.

La amenaza de la administración de Enrique Peña Nieto a Trump es importante: Si el magnate insiste en buscar la relocalización, sobre todo, de las fábricas de autos de México en Estados Unidos poniendo algún impuesto especial o border tax; le podrían contestar imponiendo aranceles a las importaciones agropecuarias de Estados Unidos, un sector que votó al republicano, pero al mismo tiempo depende de manera crítica del mercado mexicano.

Nadie me va a creer que estoy dispuesto a reponer aranceles a granos y oleaginosas de Estados Unidos, si no tengo fuertes alternativas en el Sur”, advirtió el ministro de Economía de México, Idelfonso Guajardo, a los senadores.

Y para darle credibilidad a esa amenaza, la administración de Peña Nieto invitó al DF a una delegación de empresarios y funcionarios argentinos que viajaron esta semana a México, para explorar la posibilidad a largo plazo de firmar un tratado de libre comercio y en el corto ampliar las exportaciones de alimentos, que ya empezaron a dinamizarse.

LPO habló con integrantes de la comitiva, en la que reina la confianza de alcanzar un acuerdo que permita reactivar el comercio entre ambos países.

Gracias a Trump, México se convirtió para la Argentina en un potencial mercado de alrededor de 130 millones de habitantes casi tan importante como la Unión Europea o el resto de los países del Mercosur.

En rigor, las negociaciones entre los gobiernos de Mauricio Macri y Enrique Peña Nieto se iniciaron el año pasado en el marco del aumento de la tensión diplomática entre el país azteca y Estados Unidos desde que asumió Trump.

México debió salir a buscar otros proveedores de alimentos, mientras que la Argentina busca reabrir mercados en el mundo para suplir la dependencia de Venezuela que de 2012 a 2015 se convirtió en uno de los principales compradores de nuestro país.


El ministro de Economía de México, Idelfonso Guajardo.

LPO accedió a un documento elaborado por el Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural (SRA) que muestra que la Argentina tiene potencial para vender alimentos a México por un monto cercano a los u$s 9 mil millones por año.

Dicho monto es lo que México importó el año pasado en productos tales como maíz, soja, carne, lácteos, vino y trigo. Pero el dato es que el 80% de esos productos fueron comprados en Estados Unidos.

“En la Argentina tenemos capacidad para satisfacer la demanda mexicana con alimentos que producimos en cantidad, calidad y en forma constante”, dijo Raúl Roccatagliata, responsable del área internacional de la SRA al momento de presentar el informe.

Cabe destacar que México importa agroalimentos por un valor de u$s 25 mil millones, una cifra que representa un 6,5% del total de sus importaciones. “Hay oportunidades para los porotos, garbanzos, maní, arroz y genética bovina”, agregó Roccatagliata.

México importa alimentos por un total de u$s 25 mil millones, de los cuales argentina tiene potencial para venderle unos u$s 9 mil millones.

En este sentido, dos hechos concretos se dieron en las últimas semanas: el primero fue cuando México anunció que abrió su mercado para los limones argentinos y el otro en la última edición de La Rural de Palermo que fue visitada por empresarios aztecas.

Sin embargo, la Argentina cuenta con una desventaja respecto a los países que integran la “Alianza del Pacífico” como Chile, Perú y Colombia que sí cuentan con Tratados de Libre Comercio que le permiten tener un flujo comercial mucho más ágil.

“Para nuestro país las trabas a la hora de ingresar productos en territorio mexicano son mayores por la ausencia de un acuerdo. Por eso sería importante que este año se firme algún tratado”, indicó Marcelo Elizondo, titular de la consultora DNI.

El acuerdo, según especulan los negociadores argentinos, excluiría al sector automotriz dado que la industria local no está en condiciones de recibir autos provenientes de México donde los costos de producción son mucho más bajos.

En tanto, México es el primer comprador de maíz, leche en polvo, quesos, carne bovina, porcina y aviar estadounidense y el segundo comprador de trigo. Sólo en lácteos compra a Estados Unidos productos por más de u$s 1200 millones anuales.

Por último, a pesar de ser el principal importador de alimentos de Latinoamérica, la Argentina registra un déficit comercial con México desde el 2010 a la fecha (el año pasado el rojo fue de casi u$s 500 millones).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: LPO

Publicidad