11 de agosto de 2017 13:54 PM
Imprimir

La Flota Amarilla de Rawson pide proteger el recurso langostino

Advierte que no es sustentable la actual pesquería que se realiza en aguas nacionales por el sobredimensionamiento de la flota. Alertan que la aplicación de políticas pesqueras erróneas llevará al colapso del recurso. Además, rechazan el futuro incremento de los permisos de pesca de Chubut.

Mientras la fría estadística sigue registrando récords de captura de langostino, la preocupación crece en el ámbito de la flota costera de Chubut, y es porque interpretan que la sobresaturación de flota que se está produciendo sobre el recurso, en aguas nacionales, traerá aparejadas severas consecuencias en el corto plazo.

La flota amarilla de Rawson lanzó un público reclamo para que se proteja al langostino, recurso del que dependen miles de empleos en el actual esquema de la industria pesquera. Los propietarios de embarcaciones de esa estratificación de flota cuestionaron con dureza la actual política pesquera nacional por seguir autorizando más barcos a la pesquería del crustáceo, y es que entienden que la sobrecarga de esfuerzo pesquero en este momento afectará el proceso migratorio y su ingreso a aguas provinciales. Concretamente, temen que la sobrepesca en aguas nacionales conlleve un fracaso de la temporada dentro de las doce millas provinciales a partir de octubre.

“Esta flota ha sobrevivido a períodos de ausencia del recurso, ocasionada por la pesca indiscriminada de la que fue objeto en el pasado. Situación ésta, que enfrenta hoy y por esas mismas causas, la flota pesquera de la ciudad de Mar del Plata, la que por una política como la que se intenta implementar aquí, ha devastado las especies que tradicionalmente explotaba”, critican desde la Cámara de la Flota Amarilla de Chubut (Cafach).

En este contexto, sostienen que se está frente a “una alarmante situación”, y por lo tanto, “debemos advertir a nuestros legisladores y a la opinión pública en general, que la aplicación de políticas pesqueras erróneas, que han causado un perjuicio casi irrecuperable en diversos caladeros del litoral marítimo pesquero del país, no puede ser implementada en esta provincia, y pretender que tenga resultados diferentes”.

Recurso en peligro

Los propietarios de los barcos amarillos que operan en Rawson consideran que “las capturas extraordinarias que tan alegremente se publicitan, están demostrando la razón de la preocupación de esta cámara, en vista de que una mayor captura del recurso, solo prueba que hay muchos más buques pescando, algunos de ellos en condiciones deplorables, pero no es indicativo de que el recurso se encuentre sobrepoblado y no significa que esta matanza indiscriminada no atente contra la sustentabilidad de la especie”, analizan.

La entidad apeló “a la responsabilidad de los actores” y en ese marco opinan que “es imprescindible que este tipo de acciones, se lleven adelante luego de un exhaustivo análisis de los potenciales riesgos implicados. El aumento del esfuerzo pesquero se traduce en la inmediata merma del recurso y al no poder garantizar el ciclo reproductivo de la especie, se pone en riesgo su existencia y por ende la explotación de una economía regional que ha sustentado y continúa sustentando la economía y el desarrollo provincial”, alertan con el temor que no haya langostino en aguas provinciales en los próximos meses.

No quieren más permisos

En otro orden, aseguran que “la actual flota pesquera, ha podido abastecer correcta y completamente, tanto a las plantas pesqueras existentes como al mercado interno y externo”. El razonamiento obedece al rechazo que mantiene la cámara sobre el futuro proyecto de Ley Provincial de Pesca, que aún no ha sido elevado a la Legislatura, y sobre el cual solo ha habido especulaciones, entre las cuales se filtró un posible incremento de los permisos de pesca.

La Cafach dice que esa medida pondría “en riesgo la sustentabilidad del recurso pesquero” y por ello hacen pública “su preocupación ante esta posibilidad cierta de causar el virtual exterminio del langostino, lo que acabaría con la actividad”.

“Sabiendo que esta realidad es conocida ampliamente por los implicados en la modificación, es que nos hace preguntarnos, ¿cuál es el objetivo que se persigue tras el otorgamiento de nuevos permisos de pesca que lejos de favorecer la sustentabilidad de una economía regional, apuntan a un boom comercial a corto plazo y para algunos, dejando luego a la provincia sin recurso y sin empresas?”, rematan planteando los interrogantes.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista Puerto - Mar del Plata

Publicidad