14 de agosto de 2017 05:39 AM
Imprimir

Superar los desafíos de la salud intestinal de los lechones con enfoques holísticos

El desarrollo temprano de los lechones depende de su salud y la nutrición, y esto establece el escenario para su rendimiento toda la vida. Si no se implementan las estrategias adecuadas, los productores dejarán sobre la mesa potencial de crecimiento y, en última instancia, dinero. Los desafíos intestinales son una gran causa de pérdidas en […]

El desarrollo temprano de los lechones depende de su salud y la nutrición, y esto establece el escenario para su rendimiento toda la vida. Si no se implementan las estrategias adecuadas, los productores dejarán sobre la mesa potencial de crecimiento y, en última instancia, dinero.
Los desafíos intestinales son una gran causa de pérdidas en el rendimiento durante el período posterior al destete, lo que se traducirá en pérdidas económicas críticas acumuladas a lo largo de la vida del cerdo. Es bien sabido que los antibióticos inhiben el crecimiento de ciertos microorganismos patógenos en el intestino y pueden usarse para aumentar el rendimiento de los cerdos. Sin embargo, la demanda de cerdo libre de antibióticos y la restricción de los antibióticos como promotores del crecimiento en la producción porcina a nivel mundial crea una necesidad de enfoques holísticos para mantener la salud intestinal y lechones óptimos, incluso en ausencia de antibióticos. A pesar de la reducción del uso de antibióticos, existen estrategias que pueden usarse para reducir los retos intestinales que los lechones encuentran después del destete y mantener o incluso mejorar el crecimiento. Algunos ejemplos de estrategias para optimizar la salud intestinal son: iniciativas de bioseguridad más estrictas, estrategias nutricionales como el mayor uso de aminoácidos sintéticos, suplementos alimenticios como minerales traza quelados y ácidos orgánicos. Los minerales traza son necesarios en muy pequeñas cantidades, pero son indispensables para mantener la salud de los lechones. De manera similar, ciertos ácidos orgánicos también pueden promover la salud de los lechones mejorando la microflora intestinal.


Los retos intestinales de los lechones jóvenes afectan a los indicadores clave de rentabilidad

Los microorganismos patógenos dañan las células que recubren el intestino delgado y perjudican la absorción de nutrientes, reduciendo así los indicadores clave de rentabilidad. Si el revestimiento está dañado, el lechón ve disminuida la absorción de nutrientes y se vuelve más susceptible a patógenos que pueden causar enfermedad y aumento de la mortalidad. Por lo tanto, la mejora de la salud intestinal puede hacer a los lechones más fuertes y saludables, con una mayor absorción de nutrientes y un aumento de las tasas de crecimiento permitiendo un crecimiento exitoso durante toda la vida.


Los oligoelementos quelados abordan desafíos clave relacionados con la salud intestinal

Durante muchos años, la suplementación de cobre se ha utilizado en las dietas para ayudar con la diarrea y mejorar las tasas de crecimiento. Estudios recientes han descubierto que el cobre unido al hidroxianálogo de metionina (creando quelato de cobre con hidroxianálogo de metionina cálcico o MMHAC) es una fuente altamente biodisponible de cobre quelado y proporciona resultados superiores en comparación con otras fuentes de cobre. Se llevó a cabo un ensayo con lechones de criadero para probar los efectos de diferentes fuentes de cobre. Los tratamientos fueron 1) dieta de control sin suplementación de cobre, 2) una dieta de control más 160 ppm de sulfato de cobre, 3) dieta de control más 160 ppm de cloruro de
cobre tribásico (TBCC), o 4) una dieta de control más 150/80 y 50 ppm de cobre como MMHAC para las fases 1, 2 y 3, respectivamente. No hubo diferencia estadística (P> 0.05) en el peso corporal a la salida del criadero (día 70) para los lechones alimentados con control (29.9 kg), sulfato de cobre (30.61 kg) o TBCC (30.82 kg). Los lechones alimentados con dietas que contenían cobre como MMHAC (32 kg) eran más pesados (P <0.01) que los lechones alimentados con otros tratamientos, con aproximadamente 1.2 kg de peso corporal a la salida del criadero.
En otro ensayo, los lechones de criadero alimentados con cobre como MMHAC mostraron un 34 por ciento menos de incidencia de diarrea en comparación con los cerdos alimentados con una premezcla mineral inorgánica. Del mismo modo, un ensayo con 320 lechones de criadero alimentados con dietas de prueba con cobre como MMHAC o sulfato de cobre (CuSO₄) a 150 ppm. Los lechones alimentados con cobre como MMHAC tuvieron una ganancia diaria de 5.2 por ciento (P <0.05) y una mejora de 8.2 por ciento (P <0.05) en la eficiencia de la alimentación en comparación con los lechones alimentados con CuSO₄. También es notable que los cerdos alimentados con cobre como MMHAC eran 1.6 kg más pesados al final de la crianza en comparación con los cerdos alimentados con minerales inorgánicos, lo que podría significar hasta 4 kg al peso de mercado o cerca de cinco días menos en la granja, incrementando el flujo y la rentabilidad. Pero, lo más interesante fue el beneficio del cobre como MMHAC sobre la salud en general. La alimentación con cobre como MMHAC redujo el costo total de la medicación en un 9.3 por ciento en comparación con la alimentación de minerales traza inorgánicos. Esta dieta también permitió que más lechones prosperaran, con 47 por ciento menos (P <0.05) de animales pequeños o débiles (12.1 vs. 6.4 por ciento) y una fuerte disminución (P <0.05) en la tasa de mortalidad en comparación con los lechones alimentados con CuSO₄ (Figura 1).

 

La mejora en la conversión alimenticia, la diarrea y la tasa de crecimiento, la reducción en el número de animales bajos de peso y la disminución de la mortalidad muestran los amplios beneficios que aporta el cobre como MMHAC y lo que puede ejercer en los retos clave relacionados con la mala salud intestinal. Un intestino sano tiene una mejor absorción de nutrientes, menos trastornos digestivos como la diarrea y, debido a que las células intestinales son más fuertes, el animal está más protegido contra la entrada de agentes patógenos a través del intestino, resultando en menos lechones bajos de peso, menos tratamiento con medicamentos y menos mortalidad.


El ácido benzoico protegido aborda desafíos clave relacionados con la salud intestinal

El ácido benzoico es un ácido orgánico que altera rápidamente el pH intracelular de las bacterias intestinales al sobrecargar sus capacidades para estabilizar el pH intracelular y conducir a la muerte de las bacterias. Idealmente, esto crea un ambiente que minimiza la proliferación de bacterias patógenas en el intestino. A pesar de ser comúnmente utilizado como suplemento alimenticio para promover la salud intestinal, el ácido benzoico es generalmente inactivado antes de llegar al intestino posterior, donde es más necesario. Sin embargo, cuando se protege en una matriz de grasa, el ácido benzoico se libera lentamente a través del tracto intestinal donde las bacterias patógenas causan el mayor daño. En el Reino Unido, se llevó a cabo un ensayo con 96 cerdos de criadero. Los lechones fueron alimentados con dietas que contenían ácido benzoico protegido (PBA, 2.5 kg / ton) o una dieta de control que contenía ácido benzoico 5 kg / ton. Los lechones alimentados con dietas que contenían PBA tuvieron un 60 por ciento menos de tratamientos para la diarrea (Figura 2) y tenían un aumento (P <0.01) del 3 por ciento en la tasa de crecimiento en comparación con los lechones alimentados con dietas de control. La alimentación de PBA dio lugar a mejores tasas de crecimiento y menor incidencia de diarrea en comparación con los lechones alimentados con dietas que contenían ácido benzoico.


En resumen, varios desafíos relacionados con la mala salud intestinal se pueden abordar con la suplementación de cobre como MMHAC (MINTREX® Cu mineral traza quelado, Novus International) y PBA (PROVENIA™ suplemento alimenticio, Novus International). Alimentar con cobre como MMHAC puede ayudar a los lechones a prosperar, optimizar la conversión alimenticia, las tasas de crecimiento y reducir al mínimo la diarrea, lechones débiles y la mortalidad. Del mismo modo, la alimentación con PBA puede apoyar una mejor microflora intestinal, minimizar la diarrea y optimizar las tasas de crecimiento. Estas herramientas nutricionales pueden ayudar a los lechones a ser más fuertes y saludables, incluso en escenarios reducidos en antibióticos.


Para conocer las soluciones de minerales de NOVUS, visite el siguiente enlace: http://www.novusint.com/es-mx/Productos/mintrex

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: www.porcicultura.com

Publicidad