16 de agosto de 2017 23:30 PM
Imprimir

La carne de laboratorio puede ser una oportunidad para las compañías cárnicas convencionales

Josh Tetrick, CEO de la empresa estadounidense Hampton Creek, está en conversaciones con 10 compañías internacionales que producen carne y piensos para que utilicen la tecnología de Hampton Creek.

La empresa estadounidense Hampton Creek, especializada en la producción de alimentos con materias primas vegetales, cuyo propósito es cambiar la alimentación humana utilizando los vegetales para crear productos más saludables, con mejor sabor, más económicos y más respetuosos con el medio ambiente, está en conversaciones con las compañías cárnicas más grandes del mundo para que puedan utilizar su tecnología para la producción de carne de laboratorio. Josh Tetrick, CEO de esta empresa, considera que la carne de laboratorio puede ser una oportunidad para las compañías cárnicas convencionales, así como un modo de llevar la eficiencia a la producción mundial de la carne.
Esta empresa explica que la producción de carne se incrementará de forma significativa para el año 2050, y el planeta no puede permitirse el lujo de utilizar toda una serie de recursos, tierra, agua, combustible, fertilizantes, pesticidas, etc., para producir carne, al menos con el actual sistema industrial. Hampton Creek considera que es necesario poner en marcha soluciones efectivas, por ello, como otras empresas de las que hemos hablado, como Supermeats, Memphis Meats o Impossible Foods entre otras, aboga por la producción de alimentos vegetales y también por la producción de un tipo de carne más sostenible, como la carne de laboratorio o como la denominan otras personas, carne limpia, segura y sostenible.
Pero Josh Tetrick va más allá, actualmente está hablando con unas 10 compañías internacionales que producen carne y piensos en Europa, Sudamérica y el sudeste asiático, planteando conceder las licencias oportunas de productos comerciales a los procesadores de carne para que se inicien en la producción de carne de laboratorio, siendo el camino más rápido hacia una producción sostenible de proteínas que cambiaría de forma significativa el actual sistema alimentario. El CEO plantea ofrecer dichas licencias por un plazo pre-acordado a cambio de regalías y determinados pagos cuando se alcancen determinadas metas.
¿Qué pensarán de esto empresas como Supermeats o Memphis Meats?, lo cierto es que puede ser una jugada inteligente, es un modo de aprovechar las infraestructuras y los medios de las compañías cárnicas para aumentar de forma radical la producción de alimentos cárnicos y sacar rendimiento cuanto antes a este sistema de producción. Recordemos que se asegura que la denominada “carne limpia, segura y sostenible” ofrece el mismo sabor que la carne tradicional, no contiene restos de pesticidas, antibióticos u otras sustancias, no puede provocar la aparición de pandemias o enfermedades asociadas a la producción tradicional, requiere un 99% menos de tierra, un 90% menos de agua y las emisiones de gases de efecto invernadero se reducen en un 90%. A esto hay que sumar que no será necesario ni producir tantos animales ni sacrificarlos, por todas estas razones se denomina “carne limpia”.
Evidentemente, la empresa Hampton Creek obtendría enormes beneficios si su estrategia se llevase a cabo y, quizá, el resto de empresas que trabajan en la carne de cultivo terminarían con su actividad, ya que la industria cárnica cuenta con los medios económicos, las infraestructuras y la logística para llevar a cabo la transformación. Que la industria cárnica pueda estar interesada no es algo que nos sorprenda, recordemos que buena parte del mercado de los alimentos ecológicos está controlado por grandes compañías alimentarias que trabajan con el modelo industrial, utilizando materias primas transgénicas, hormonas, antibióticos, etc. Lo mismo ocurre con la cerveza, varias empresas de cerveza artesanal, en su día independientes, han terminado en manos de las compañías de cerveza industrial, de ello hablábamos aquí.
Josh Tetrick tiene la intención de aumentar de forma radical la producción eficiente de carne y para ello es necesario contar con la industria cárnica, considera que cualquier cosa que hagan las empresas que se dedican a la producción de carne de laboratorio será irrelevante si no pueden ofrecer productos más asequibles que los de producción convencional. En este sentido, merece la pena recordar que Supermeats asegura que dispone de la tecnología adecuada para producir carne de pollo a un precio que rivalizará con el de la producción tradicional.
Bajo estas líneas podéis ver un vídeo en el que se presenta una visión de futuro de la denominada carne limpia, en él se explica que detrás de los alimentos cárnicos que encontramos en el supermercado, por ejemplo unos muslos de pollo presentados en un atractivo envase, hay toda una maquinaria muy ineficiente e insostenible, considerando que se trata de uno de los grandes problemas a los que se enfrenta la humanidad. En el vídeo presentan la carne de laboratorio como una solución efectiva, se podrá comer carne real sin causar daño medioambiental.
Según comentan aquí, el CEO de Hampton Creek no cree que el consumismo consciente pueda cambiar el mundo, lo que sí puede producir una transformación es poder crear productos con mejor sabor, más asequibles y capaces de conectar con las personas. Aquí es donde entran en juego las compañías de carne convencional, con sus recursos y con su introducción en la producción de carne de cultivo pueden lograr este objetivo, al menos así lo considera Josh Tetrick. ¿Veremos en un futuro a medio plazo a la industria cárnica convencional produciendo carne de laboratorio?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad