28 de agosto de 2017 08:14 AM
Imprimir

La corvina mostró su peor cara en Samborombón

Las capturas cayeron abruptamente en relación con el año pasado y los barcos de la flota costera y de rada ría de Mar del Plata abandonaron el área. La flota uruguaya también pescó menos. Analizan factores ambientales

La temporada de corvina en la Bahía de Samborombón pasará rápidamente al olvido por sus magras capturas. A menos de dos meses de la apertura de la zafra, los ocho barcos costeros que hicieron base en Berisso ya regresaron a Mar del Palta.

“Ha sido un desastre. Apenas completamos dos mareas, con capturas que no superan el 15 por ciento de lo que pescamos el año pasado”, dijo Sebastián Agliano, gerente de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera, que ya piensa en la temporada de anchoíta y la chance de migrar hacia Necochea.

Hasta el 16 de agosto, la estadística oficial marca que se llevan desembarques declarados de corvina por 10.730 toneladas. Menos de la mitad lo aportaron los puertos de la Bahía, con 4.450 toneladas. Las 6.225 restantes, se desembarcaron en Mar del Plata.

El mes más productivo fue el pasado julio, con 3.397 toneladas. El mismo mes, del año pasado, fueron más del doble: 7.511 toneladas. Los últimos dos años los desembarques totales superaron las 30.000 toneladas.

Las bajas capturas sorprendieron a todos los actores de la pesquería puesto que en un contexto de baja rentabilidad, con precios de pescado entero retrasados por la baja demanda de países como Angola y Camerún, los pocos barcos que decidieron sumarse a la zafra pensaron en mejores rendimientos.

Las 16 lanchas que hicieron pie sobre la banda del Río Salado tampoco tuvieron buenos rendimientos. Para colmo hubo períodos repetidos de mal tiempo que los obligaron a sumar varios días sin poder pescar. “Ha sido muy floja”, resumió Rubén Burkhard, gerente de Coomarpes.

Las mayores concentraciones de corvina parecen estar fuera de la Bahía, sobre el Frente Marítimo. “Hay ocho parejas de costeros más grandes con mejores capturas”, reconoció Agliano, en tanto refirió que por ejemplares de más de 300 gramos se pagó un promedio de entre $ 13 y $ 15 por kilo, mientras por los ejemplares más grandes, Mil Up, el precio apenas superó los $ 11.

Miguel Dobarro, director de Pesca de la Provincia, reconoció que la temporada no ha sido pareja a partir de la situación fuera y dentro de la Bahía. “Avanza con ejemplares de buen tamaño pero no es pareja y el nivel de capturas no es de los mejores”, dijo el funcionario.

En la otra orilla la flota uruguaya, con algunas ventajas competitivas frente a la flota nacional y con mejores motivos para pescar corvina, también se encontró con bajos niveles de abundancia.

Los armadores sostienen que no solo la corvina parece estar corrida hacia la derecha, como si las inundaciones en los ríos mesopotámicos hubieran generado un mayor caudal sobre la desembocadura del Río de la Plata y desplazado el frente de agua dulce. “El resto del variado también está más afuera”, afirmó Agliano.

En el INIDEP el Programa “Variado Costero” analizó muestreos de desembarques de corvina y espera los últimos partes de pesca. “El mayor caudal de agua dulce es uno de los factores que estamos evaluando”, dijo Claudia Carozza, jefa del Programa Científico, que realizó la campaña con los truckers de investigación.

Entre octubre y noviembre se ha programado la Reunión de Evaluación dentro de la Comisión Técnica Mixta para, con todos los datos frescos de la pesquería, buscar una explicación a la ausencia de corvina en la Bahía.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista Puerto

Publicidad