1 de septiembre de 2017 10:05 AM
Imprimir

Uruguay : Fase de declive en faena de vacas contribuirá a que crezca el stock vacuno en 2017/18

El envío de vientres a faena, uno de los grandes indicadores del estado de situación de la cría vacuna, comenzó a consolidar una fase de caída a partir de mediados de año

En los 12 meses a mayo se faenaron 1,21 millones de vientres, de los cuales 275 mil eran vaquillonas, 64 mil vacas jóvenes (6 dientes) y 871 mil vacas. Estas últimas se puede inferir son el descarte del rodeo de cría, aunque no deja de tener relevancia la cantidad de vacas lecheras, que ingresan dentro de este grupo y que no forman parte del rodeo de cría de la ganadería productora de carne. Como dato, durante 2016 se enviaron a faena, según Inale, 112 mil vacas lecheras, 13,6% de las 822 mil vacas boca llena que tuvieron ese destino.

En el trimestre junio a agosto —anticipando los datos del mes culminado ayer, que el Inac los dará a conocer la semana que viene— la faena de vacas (6 dientes y boca llena) se contrajo en 32,6 mil cabezas a 192,8 mil respecto al mismo período de 2016, una diferencia de 14,5%.

Por lo tanto, en los 12 meses a agosto, las vacas enviadas a faena bajaron a 903 mil cabezas, desde el pico de 936 mil cabezas de tres meses antes.

Hay razones que ayudan a explicar este cambio de tendencia, vinculadas tanto con aspectos climáticos como de mercado. En lo que refiere al clima, sin dudas ha sido muy favorable para la producción de pasto y, por ende, para mantener el rodeo en el campo. Desde el punto de vista de los mercados, el hecho de que el precio del ternero se haya sostenido por encima de los US$ 2,10 el kilo, con referencias actuales que se ubican en un eje de US$ 2,25 —con la primavera por delante— son también un aliciente para no desprenderse de más vacas. Claro que este aliciente también estaba el año pasado, ya que el precio del ternero no tuvo variaciones significativas.

Otro dato de mercado clave para las vacas a faena es el de los lácteos, con un precio de la leche que se ha recuperado y que ha tendido a moderar la liquidación de los tambos. Ya a fines del año pasado se advertía una tendencia de disminución de la faena de vacas lecheras. Por ejemplo, en diciembre se enviaron a frigorífico 8,5 mil, 12% menos que en el mismo mes de 2015.

Pero más allá del cambio de signo en la cantidad de vientres faenados, así como hasta el primer semestre de este año no era posible hablar de liquidación del rodeo, dada la muy alta relación de reposición y dado que, en realidad, la caída en el stock de vacas de cría venía siendo muy moderada, tampoco se puede establecer que se esté comenzando a recorrer un camino hacia la retención.

La última gran liquidación de vacunos en el país se produjo como consecuencia de la última gran sequía de 2008/09. La faena de vacas superó 1 millón de cabezas en los 12 meses a abril de 2010. El rodeo perdió 644 mil cabezas ese año. Luego se dio otro pico de faena de vacas en 2014/15, pero éste solo hizo que se modere el crecimiento de las existencias, que creció en 68 mil cabezas en el año al 30 de junio de 2015, de acuerdo a datos de DICOSE.

En 2016/17, en tanto, todo indica que se producirá la primera contracción del rodeo vacuno en siete años. Los 2,4 millones de vacunos faenados, los 275 mil que se exportaron en pie y una mortandad baja, pero que igualmente pesa, serán solo parcialmente compensados por un magro destete de poco más de 2,6 millones de terneros. Por lo tanto, el rodeo caerá a un eje de 11,75 millones de cabezas al 30 de junio de este año, dato que lamentablemente todavía no está disponible.

Será una pausa en una tendencia de crecimiento que seguramente, debido al declive en la faena y a la expectativa de una muy buena parición el año pasado y este, se retomará el año próximo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agrotemario

Publicidad