7 de septiembre de 2017 02:40 AM
Imprimir

El mercado de futuros para la ganadería

Los contratos de venta permiten acotar riesgos y asegurar precios.

La necesidad de previsibilidad es un reclamo de los empresarios ganaderos expresado desde hace muchos años. Un negocio de ciclos biológicos largos y con altos niveles de inversión requiere un panorama de certidumbre para alimentarse y desarrollarse.

Los contratos a futuro son una herramienta clave para colaborar con la ardua tarea que implica colocar a la ganadería argentina nuevamente en los primeros escalones del mundo. Permiten quitar el azar de los precios del negocio, tomar decisiones concretas, generar transparencia, elaborar márgenes precisos e incorporar el financiamiento para apalancar la actividad.

 

 

Mercados de futuros

Los mercados de futuros no son una novedad en el mundo ganadero. Estados Unidos, el principal jugador en el mercado internacional de carnes, dispone de dos contratos ganaderos a futuro. Uno para novillos pesados (Live Cattle Future), liquidado con entrega física, que opera desde 1964, y otro para terneros destinados a engorde (Feeders Cattle), liquidado en efectivo, vigente desde 1971. Experiencias más próximas desde lo geográfico son las de Brasil (1960) y Uruguay (Febrero 2017).

Si bien cada experiencia difiere de acuerdo a las particularidades de cada mercado, el objetivo común a todos es disponer de una herramienta capaz de manejar el riesgo precio inherente al negocio ganadero.

 

 

Uso en la práctica

Ahora bien, ¿cómo se puede utilizar en la práctica el mercado de hacienda de futuros por parte de los productores?

Desde el lado de los invernadores, por ejemplo ante un escenario bajista, la venta de contratos futuros les permite fijar un precio que resulte atractivo para los novillos que están engordando. En ese escenario, la venta actúa como herramienta de cobertura. Algo semejante pueden hacer los criadores con sus terneros.

Al 31 de agosto, el mercado de novillos para la posición Octubre de 2017 del Rofex (http://rofex.primary.ventures/home#rofex/futuros) marcaba un valor de 32,50$/kg para la compra y 32,80 para la venta. Para Febrero de 2018 los valores respectivos eran 36,30 y 36,50. Para terneros de Noviembre de 2017 figuraban 43,50 y 46,50$/kg, respectivamente.

Una segunda herramienta estará disponible más adelante: las opciones. Estas permitirán, mediante el pago de una prima, cubrirse ante una baja y, en caso contrario, captar parte de la suba del mercado.

No hay mayor riesgo o comportamiento especulativo que el de no tomar ningún tipo de cobertura.

La participación activa de todos los usuarios potenciales, como productores, frigoríficos e inversores externos, será fundamental para darle volumen a la operatoria y así consolidar legítimamente el mecanismo.

Por último, desde lo institucional, será necesario seguir garantizando un marco de condiciones adecuadas para que el mercado conforme un ambiente propicio para hacer crecer el negocio ganadero en plazos largos. En este sentido, es primordial el avance hacia un sistema de tipificación de carnes por calidad. Esto permitirá disminuir asimetrías de información e incertidumbre y hablar en un mismo idioma hacia adentro y hacia afuera. La implementación de un sistema que determine premios y penalizaciones generará un feedback que promoverá una mejora continua de los procesos productivos.

Fuente: Globaltecnos SA

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad