8 de septiembre de 2017 12:00 PM
Imprimir

Un feedlot con la mirada puesta en la Unión Europea

La familia Latuf intensificó el negocio ganadero de la mano de la cría y la recría. Hoy comercializa no sólo en el mercado interno, sino que también aprovecha para exportar con la Cuota 481.

La historia se inició hace muchos años y, como ocurre con la mayoría de las explotaciones ganaderas de la Cuenca del Salado, la familia Latuf arrancó con un campo en la zona de Lezama, ciudad ubicada a poco más de 160 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, con una explotación que hacía verdeos y cría. Hoy es una empresa familiar con un feedlot integrado y exporta cortes frescos de carne vacuna de alta calidad a la Unión Europea.

El emprendimiento familiar tenía intenciones de crecer como empresa y así se construyeron los primeros corrales para dar forma a un feedlot, que hoy produce carne para abastecer la cuota 481 y el mercado interno. La primera exportación directa de 22 toneladas de carne se realizó el año pasado. Todos los meses Laropa SA, propietaria de Agroganadera Latuf SA, manda un contenedor de carne producido por esta empresa.

Esta empresa familiar tiene proyectado para 2017 producir 650 toneladas de kilo vivo y obtener 380 toneladas de carne al gancho.

La zona en la que se encuentra la explotación ganadera es el corazón argentino de la cría y la empresa familiar intensifico la actividad con verdeos de inviernos, avena y alguna pastura para armar un ciclo de cría y recría.

Las condiciones climáticas de la región se caracterizan por años de seca y falta de alimento para los animales, hecho que potencio la idea de construir las primeras instalaciones del feedlot que permitió completar el ciclo con la suplementación de los animales. Hoy tiene una población de 10.000 animales y el objetivo es alcanzar a las 15.000 cabezas para engorde en hotelería. Cuando se inició la etapa de suplementación, la empresa tenía cinco corrales, con una población que no superaba las 1.000 cabezas

“Así iniciamos un nuevo camino. Nos asesoramos en nutrición, en sanidad y, en la importancia de comprar animales de buena calidad, hasta formar el feedlot que hoy está mucho más integrado con la logística, la recría, el engorde, la faena y la exportación”, detalla Pablo Latuf, uno de los directivos del emprendimiento familiar.

La empresa nació como tal en el año 2000, a partir de ese momento se fue incorporando más hacienda al emprendimiento, herramientas, mejorando las instalaciones y un crecimiento que se consolidó en los últimos años alentados por la posibilidad de exportar cortes “Cuota 481” con destino a Europa.

La “Cuota 481 es un cupo de 48 mil toneladas de carne de calidad superior, fresca, refrigerada o congelada proveniente de animales con determinadas características que asigna Europa y a la cual pueden acceder como proveedores aquellos países que se encuentren aprobados por la Comisión Europea. Hasta el momento son: Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Uruguay y Argentina.

Los cortes que ingresen dentro del contingente tienen 0% de aranceles de importación. Este contingente no es asignado a cada país sino que todos los mercados habilitados compiten en calidad y precio y los importadores de Europa deciden a quien le compran.

Estos cortes que integren el contingente deben provenir de vaquillonas no paridas o novillos, que tengan hasta 30 meses de edad y, durante los 100 días previos a la faena, deben estar alimentados en feedlot con raciones que cumplen determinadas características establecidas por la reglamentación vigente.

La pata industrial del emprendimiento se originó porque parte de la familia estaba vinculada a un frigorífico de la zona: “Mi padre era accionista de esa industria y yo también trabajé en la misma empresa. Esa experiencia nos motivó a pensar en la comercialización de cortes de carne que se potenció cuando se comenzó a hablar de la cuota 481”, relata Latuf.

“El sueño mío era exportar en algún momento y descubrí que no era una utopía, era un sueño que se podía cumplir, fuimos habilitando el feedlot en función de las exigencias de la UE y de las resoluciones del Senasa, además de cumplimentar con todos sus requisitos”, añade el productor.

La empresa realizó su primer encierro para la exportación a mediados de 2016 y una vez cumplidos los 100 días y las normas de nutrición y energía establecidas por las autoridades, se envió a faena el primer contingente para la cuota 481.

La empresa hizo un acuerdo con el frigorífico de la zona, para realizar la faena y, cuenta con habilitación para la exportación a la Unión Europea, del que había sido socio su padre: “Hicimos una especie de alianza estratégica, nosotros llevamos los animales y generamos más trabajo para la planta frigorífica”, agrega Latuf.

“Así realizamos nuestra primera experiencia, debimos ubicar a un especialista en documentación, un despachante de Aduanas, armar la logística con camiones que garanticen el frío, que lleven la mercadería a puerto y que llegue a destino en perfectas condiciones”, detalla el productor.

La empresa armó un esquema de trabajo que le permite exportar un contenedor de 40 pies, que equivale a 22 toneladas por mes “con posibilidad de despachar dos contenedores al mes en el mediano plazo y, tenemos proyectado para el segundo semestre de 2018 exportar tres contenedores al mes”, detalla el productor.

Del total de la producción de carne de Agroganadera Latuf, el 85 por ciento de los kilos producidos va al mercado interno y el 15 por ciento de los animales en pie se faena en un frigorífico exportador con Resolución 481. De ese volumen el 32 por ciento va a la exportación. La empresa exporta trece cortes de los 17 que incluye la Cuota 481: “Nosotros tratamos de integrar mejor la media res. Exportamos trece cortes y los más demandados son el bife ancho y angosto, además del lomo. También mandamos cortes como la paleta, o el rosbeef, la nalga, la bola de lomo o la cuadrada entre otros”, describe el joven productor.

Para el mercado local quedan los cortes para parrilla (asado, tapa de asado, vacío, matambre), brazuelo, garrón y tortuguita, entre otros cortes.

La empresa tiene una integración vertical entre campos propios y arrendados donde se siembra y cosecha el 80 por ciento de los insumos utilizados en la producción. El rodeo ganadero está formado sobre la base de razas británicas, sus cruzas y una fuerte preponderancia de la Aaberdeen Angus.

Los cultivos son maíz para granos y silajes, utilizados dentro del ciclo productivo, a los que se suman soja y girasol, granos que se comercializan a terceros.

La empresa de la familia Latuf, tiene un fuerte compromiso con el bienestar animal, la trazabilidad y la producción de alimentos sobre la base de prácticas amigables con el medioambiente.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Ambito Financiero

Publicidad