8 de septiembre de 2017 12:42 PM
Imprimir

EL CAMPO HABLA . . . . .

El foco continúa en las negociaciones bilaterales con Estados Unidos. Además, el desarrollo climático sigue preocupando a los productores.

…que, mientras la política sigue conmocionando al país y se teme que así seguirá, al menos, por dos meses más, las lluvias y las heladas continúan complicando a los productores, al provocar atrasos y pérdidas en las labores. Las buenas noticias se centraron en los mercados, tanto al reabrirse el de China para el aceite de soja, como el de la Unión Europea para el biodiésel y, aunque aún no se sabía la autorización que arancel iba a fijar, igual se estimaba que podrá compensar buena parte de lo que se pierde con los EEUU. Todo esto mientras sigue sin terminar la cosecha de la campaña pasada, lo que no impidió una serie e reuniones y encuentros, como la tradicional del estudio Broda en Ucema, el festejo del Día del Periodista Agropecuario en CAME, un cumpleaños de una delegada de Rural en Terrazas, el restaurant que atienden los Petersen, y varias comidas políticas, que están a la orden del día. En todos los casos, la cuestión social fue el eje de las charlas, y luego las buenas y malas noticias de la economía.

• …que, en tal sentido, los principales economistas coinciden en que se siguen sumando signos positivos tanto dentro como fuera del país. El principal: la vuelta al crecimiento de vasta regiones, incluyendo a Brasil, el principal cliente de la Argentina, además de China, EEUU, la Unión Europea, etc.. Internamente, además, varios sectores comenzaron a mostrar reacciones alcistas, lo que se estima que va a continuar, igual que la tendencia a la desaceleración del índice de inflación. El dato preocupante, sin embargo, sigue siendo el muy alto endeudamiento, la imposibilidad de bajarlo en los términos actuales, y el fuerte déficit en la balanza comercial que se estima para este año, en alrededor de U$S7.500 millones, debido al aumento de importaciones (bienes de consumo, malo y bienes de capital bueno, por la reactivación de la industria), y al no aumento contundente de las exportaciones que siguen luchando contra el alto costo argentino, y el tipo de cambio. La otra cuestión crítica en los últimos días pasó por los reclamos, como el de SanCor (que, solapadamente, continúa las negociaciones), para que el Gobierno desembolse los fondos comprometidos, especialmente, para afrontar a proveedores y personal. Mientras, crece la duda sobre que ocurrirá con estas empresas después de las elecciones de octubre.

• …que, mientras los técnicos argentinos siguen mostrando su excelencia, ahora al elaborar una novedosas vacuna aviar, desarrollada en el INTA (como en su momento fue el CONICET el que obtuvo la oleosa que permitió controlar la aftosa), siguen otros conflictos como el de la importación de carne de cerdo de EE.UU. donde sufren de “pears”, enfermedad de los cerdos que no existe en la Argentina, aunque Australia que está en la misma situación, también compra producto estadounidense y no registró problemas hasta ahora. Igual los productores quieren usar el argumento para frenar los ingresos, aunque las autoridades estarían dispuestas a correr el riesgo, a fin de reabrir el mercado del norte para las carnes vacunas argentinas, como la Administración Trump parece haber condicionado. También desde EE.UU. llegan noticias serias, como un nuevo brote muy fuerte de garrapatas en Texas, a pesar del tiempo que llevan de “erradicación” en ese país. La noticia, sin embargo, respalda la postura de los que, en Argentina, quieren mantener el “control” de la afección, y no caer en una “erradicación” muy cara e impracticable, según sostienen, en las condiciones locales.

• …que, mientras la declaración de emergencia para las peras y las manzanas finalmente parece avanzar en el Congreso, trascendieron los incremento de costos de ciertas herramientas de la actividad, como el control de heladas que se eleva a $20.000 por hectárea, con un aumento superior a 20% en el año, mientras que la adopción de riego (otra técnica que ayuda también a controlar el daño que puede causar la helada), llega a u$s5.000 por hectárea, lo que lo imposibilita para los productores chicos.

S.M.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Ambito Financiero

Publicidad