9 de septiembre de 2017 11:42 AM
Imprimir

El agro empuja la recuperación de la economía brasileña

El sistema agroalimentario brasileño creció 15% anual en el primer semestre de 2017 –el mayor nivel de incremento de su historia-, con una producción de soja que aumentó 19,7%; de maíz, 56,1%; algodón, 9,8%; y 16,3% la de arroz. El resultado es que Brasil tendría este año un superávit comercial de más de U$S 60.000 […]

El sistema agroalimentario brasileño creció 15% anual en el primer semestre de 2017 –el mayor nivel de incremento de su historia-, con una producción de soja que aumentó 19,7%; de maíz, 56,1%; algodón, 9,8%; y 16,3% la de arroz.

El resultado es que Brasil tendría este año un superávit comercial de más de U$S 60.000 millones, un récord absoluto. También implica que las exportaciones brasileñas del primer semestre superaron en más de 10 puntos porcentuales las ventas externas del sistema mundial.

El valor de las exportaciones brasileñas aumentó 19,34% anual entre enero y junio de 2017; y las exportaciones totales del resto del mundo crecieron en esa misma etapa 8,5%. Son las ventas externas de las 70 principales economías nacionales responsables de más de 90% del intercambio global, según la Organización Mundial de Comercio (OMC).

 

Las exportaciones brasileñas dejaron atrás en términos de crecimiento a las de China y Estados Unidos, cuyas ventas externas aumentaron 8,5% y 6,7% anual respectivamente. Las ventas de soja de Brasil treparon 20% en los primeros 6 meses de 2017; y se dirigieron en más de 90% a un sólo mercado, que es China, el eje de la demanda agroalimentaria mundial; y principal socio comercial de Brasil desde 2009.

También se han duplicado las exportaciones de mineral de hierro, de las que Brasil es el segundo proveedor mundial de China, después de Australia, que pasaron de U$S 4.700 millones en diciembre de 2016 a U$S 8.900 millones en julio de este año. La empresa Vale (antigua Vale do Río Doce) es la mayor exportadora mundial de mineral de hierro a la República Popular.

El superávit comercial de Brasil alcanzó en junio a U$S 42.600 millones. Significa que se ha duplicado virtualmente en relación a los niveles alcanzados el año pasado (U$S 28.200 millones). El saldo externo de Brasil alcanzó a U$S 47.700 millones al concluir 2016, el mayor de la serie histórica desde que existen registros (1971). La Asociación de Comercio Exterior de Brasil (AEB) estima que este año ascendería a U$S 63.200 millones el saldo neto de las exportaciones brasileñas.

 

Brasil proveyó más de 50% de las importaciones chinas de soja (92 millones de toneladas) el año pasado, 15 puntos por encima de la oferta norteamericana; y la cosecha de este año sería de 114 millones de toneladas de soja, nuevo récord histórico.

La producción agroalimentaria es la que le permite a Brasil recuperar el crecimiento en los primeros 6 meses de este año, con una expansión de 0,8% anual, después de 3 años de recesión –la más grave y profunda de la historia brasileña-, en la que el producto cayó 9,2% anual en forma combinada.

Brasil tiene una relación de privilegio estratégico con la República Popular, porque es el principal proveedor de soja cuando experimenta una gigantesca transición dietaria, con el vuelco masivo de su población al consumo de proteínas cárnicas.

Brasil y la Argentina tienen exactamente la misma inserción internacional respecto a China, eje de la economía mundial del siglo XXI. Por eso reciben entre los dos países más de 60% de la inversión china en América Latina, cuando se ha convertido en la principal fuente de capitales del sistema mundial.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin

Publicidad