9 de septiembre de 2017 14:14 PM
Imprimir

Gustavo Grobocopatel: “No me gusta la función pública pero aceptaría ser Presidente”

El exitoso empresario, apodado el "Rey de la Soja", habló con Infobae sobre la actualidad del país, el caso Maldonado y el desafío de la automatización laboral

Tiene 58 años y es humilde hasta para describirse. En su canal de YouTube se presenta solo como músico. En su Facebook agrega que es de Carlos Casares y postea “flyers” de sus presentaciones. Y en su perfil de Twitter se define como ingeniero agrónomo, Presidente de Grupo Los Grobo y músico. Pero en ningún lado se identifica como el primer productor de trigo del país y segundo de soja y el gran modernizador del campo argentino. Dos cosas que le valieron un apodo en la opinión pública que no le gusta: “El Rey de la Soja”.

Gustavo Grobocopatel es un referente del sector empresario y también un muy buen cantante de folclore y música lírica. Dice que es político pero que no le interesa la función pública. Y no le tiembla el pulso en hablar sobre la coyuntura. Cuando se le pregunta por la solicitada firmada por él y los empresarios más importantes sobre el Caso Santiago Maldonado afirma que faltó firmeza desde el poder y también conciencia sobre los derechos de los pueblos originarios. Bromea con que sería presidente solo si lo llaman todos por aclamación. Y confiesa que, aunque es lo que lo hace feliz, no se dedicaría solo a la música porque sus intereses son múltiples.

En una charla con Infobae describe cómo ve el rumbo del país, define el rol del empresariado en este momento y presenta como el gran desafío de la sociedad la necesidad de prepararnos para la revolución del conocimiento que viene: la robotización, la uberizacion, la inteligencia artificial. Pronostica que de diez trabajos que va a haber en el futuro siete hoy no existen y que el sindicalismo argentino no está a la altura.

—¿Cómo se sostiene el éxito?

—La palabra éxito hay que definirla. Éxito es un período breve entre dos fracasos, eso por la idea de que no hay un éxito o un fracaso es un aprendizaje. La pregunta o la respuesta sería cómo sostener una forma de aprender continuamente de lo que pasa y poder usar eso para evolucionar, reflexionar, para mejor. Si uno no lo piensa de esa manera, el éxito es algo efímero, no presagia cosas buenas

—En tu camino al éxito, ¿cuánto tiene que ver la música?

—Cada día pienso que más. La formación artística genera en el cerebro una forma de pensar distinto, afuera de la caja, comunicar mucho más desde la emoción, te ayuda a ser más creativo. La formación artística debería ser obligatoria, no para ser músicos, sino para desarrollar esa parte del cerebro tan útil para el siglo XXI..

—¿Cómo ves al país, creés que estamos construyendo un camino hacia éxitos efímeros?

—O fracasos efímeros… Yo creo que en Argentina desde hace muchos años debatimos qué queremos, qué somos, y creo que no lo tenemos claro. La sociedad argentina es una sociedad plana donde lo aspiracional es lo mismo. Y eso es un potencial enorme pero que requiere de instituciones fuertes, del cumplimiento de la ley y eso no existe.

 ¿Qué pensás de todo lo que está pasando?

—Tiene varias aristas. La primera es la tragedia de tener una persona desaparecida más. Pero después hay otras connotaciones que tienen que ver con los derechos de pueblos originarios. No hay conciencia en la sociedad sobre derechos de pueblos originarios, de que podemos construir un nuevo nosotros a partir de esa diversidad. Después hay otras cuestiones de cómo funcionan las instituciones.

—¿Cómo se estuvo manejando el caso?

—Más allá de que el Gobierno respeta la división de poderes y demás, es probable que se haya tenido que poner más firmeza en el mensaje. Los funcionarios no están acostumbrados a lidiar con este tipo de problemas. Igual no es un problema de este Gobierno, tenemos varios desaparecidos en los últimos años y también gobiernos que no han dado respuestas en tiempo y forma

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Infobae

Publicidad