13 de septiembre de 2017 10:11 AM
Imprimir

Acusan a Temer de liderar una asociación ilícita y será investigado por el caso JBS

La policía federal acusó al oficialista PMDB de armar una organización criminal. La Corte autorizó que comparezca el presidente por las delaciones del empresario Batista

Las derivaciones del Caso Lava Jato se multiplican de manera casi geométrica y ya no caben las páginas principales de los diarios para contener toda la información que de allí se deriva.

Los últimos movimientos judiciales dan cuenta, entre otros numerosos hechos, de que el Supremo Tribunal de Justicia, a través del magistrado Roberto Barroso, autorizó a los fiscales federales a investigar al presidente de Brasil, Michel Temer, por la causa derivada de la conversación grabada a Rodrigo Rocha Loures, un ex asesor de Temer, quien supuestamente discutió el uso de su influencia para la redacción del decreto a cambio de cobrar un soborno de la empresa JBS.

Barroso dijo que la investigación está justificada porque el fiscal general, Rodrigo Janot, encontró “fuertes indicios” de que se cometieron delitos debido a que el decreto firmado por Temer favoreció los intereses de una compañía identificada como Rodrimar S.A.

Esto sucedió mientras el presidente se defendía de las acusaciones realizadas por la policía federal que lo señalaban como jefe de una “asociación ilícita” conformada por la cúpula del partido que está hoy en el Gobierno, el PMDB (Partido Movimiento Democrático Brasileño).

Según el informe se hallaron indicios de la conformación de una “organización criminal” que funcionaba en la Cámara de Diputados con la finalidad de “desviar recursos públicos” con la excusa de “donaciones electorales”.

Según el texto, las investigaciones “demuestran que el presidente Michel Temer posee el poder de decisión en las acciones del “PMDB en la Cámara” y que “como en toda organización criminal con división de tareas, Temer se vale de terceros para ejecutar acciones bajo su control y gerencia”.

La Policía Federal dijo que identificar a Moreira Franco (secretario de Gobierno) y Eliseu Padilha (ministro de la Presidencia), así como el ex ministro (ya preso) Geddel Vieira Lima para lograr sus propósitos, “como la captación de recursos” de empresas privadas.

El informe también identificó al ex presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha y al ex ministro Henrique Alves como miembros”.

Entre los delitos citados presuntamente cometidos por el grupo figura corrupción activa y pasiva, lavado de dinero, fraude en licitaciones y evasión de divisas, entre otros.

La Corte Suprema enviará a la Fiscalía la acusación y ésta decidirá si acepta los argumentos de la policía para luego presentar una denuncia contra todos los implicados.

El informe de la Policía Federal se divulgó tres días después de que el fiscal general, Rodrigo Janot, denunciara también por asociación ilícita a la cúpula del PMDB en el Senado.

Según las investigaciones, el grupo integrado por siete políticos recibió alrededor de u$s 279 millones en sobornos.

Temer se defendió con acusaciones a la justicia. Dijo que hay “factores que le roban la verdad al país. Los bandidos construyen versiones recibidas “de oídas” para asegurarles la impunidad o alcanzar un perdón por sus innumerables crímenes”.

Esta trama político judicial tiene lugar en la misma semana que se inicia el juicio de segunda instancia contra Lula por la causa del triplex en la que ya fue condenado a 9 años de prisión en primera instancia.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Cronista Comercial

Publicidad