15 de septiembre de 2017 10:30 AM
Imprimir

El TexPro entra en la ruta de la producción ovina

Nueva tecnología para incrementar el número de corderos en el Uruguay

Una tecnología para incrementar la prolificidad de las ovejas y así aumentar la producción de corderos se presentó esta semana en la Expo Prado. La clave serán las medidas de manejo y alimentación de los animales y el cruzamiento de una raza carnicera –la Texel– y otra que aporta prolificidad –la Finnish–. Así nació el TexPro.

El emprendimiento tiene el apoyo del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) y la Sociedad Agropecuaria de Cerro Largo.

El gerente del proyecto TexPro, Nicolás Uriarte, explicó a El Observador Agropecuario que “lo primero que se hace es un diagnóstico de la situación del productor y luego se le hace un traje a medida”.

Uriarte enmarcó el proyecto en “una ruta tecnológica” para incrementar la señalada de corderos a partir del cruzamiento de animales de la raza Texel con la Finnish.

“Hay una ruta 125 y otra ruta 150”, agregó el gerente de TexPro en alusión al porcentaje de señalada que se puede obtener según el camino que el productor quiera seguir.

La premisa del proyecto es “sacar lo máximo en cada oveja que tenemos, potenciando la prolificidad con cuidado”, subrayó Uriarte. Para ello el productor “debe estar dispuesto a criar”.

Lo que varía de una ruta a la otra es la diferente cantidad de sangre Finnish en los cruzamientos, siempre acompañados con un buen manejo y nutrición.

La iniciativa “es una tecnología, no genética”, aclaró el gerente de TexPro.

Por otra parte, el director del Programa de Carne y Lana del INIA, Gabriel Ciappesoni, informó a El Observador Agropecuario que la institución de investigación tiene una base genética de razas prolíficas en Las Brujas y La Estanzuela que ahora la venderá al proyecto y hará un acompañamiento técnico.

INIA empezó a trabajar en 2005 con varias razas para darles un toque más carnicero, que apunta a una mayor producción de corderos. En 2010 se incorporó la Texel al valorarse la habilidad materna que aportaba.

El resultado de esos trabajos fue el nacimiento del Corriedale Pro y el Merilín Plus, así como se formó una majada intensiva, 50% Frisona y 50% Finnish.

Ciappesoni recordó que “el primer salto” es el manejo nutricional para luego llegar a la genética con alto requerimientos.

El proyecto TexPro tiene formalizado un acuerdo con el Centro Tecnológico Ovino (CTO), de Central Lanera Uruguaya (CLU), que le permite “un trabajo de equipo con reuniones mensuales para consolidar” el proyecto, remarcó Uriarte. En la actualidad hay 15 productores incorporados.

Por último, el presidente del SUL, Alejandro Gambetta, dijo a El Observador Agropecuario que lo más importante es que un grupo de productores ven en un trabajo de investigación con materiales prolíficos la posibilidad de aportar a una raza carnicera como el Texel, adaptada al país, genes más prolíficos y obtener así más corderos sin perder las características de la raza.

El SUL hará un acompañamiento técnico para diferentes tecnologías a aplicar, pero no incursionará el los temas comerciales del emprendimiento.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Observa

Publicidad