15 de septiembre de 2017 14:01 PM
Imprimir

La láctea Mastellone sale a buscar u$s500 millones para mejorar su producción

Como SanCor y el resto del sector, la empresa cuyo principal accionista es la multinacional Arcor con el 49% de su capital, atraviesa por una profunda crisis, con caída de sus ventas, participación de mercado y fuertes pérdidas.

Mientras el futuro de SanCor sigue abierto y la crisis de la empresa láctea se mantiene, la otra gran empresa de este sector sale a buscar fondos para financiar sus planes en los mercados internacionales.

Se trata de Mastellone, cuyo directorio autorizó la creación de un programa global de emisión de Obligaciones Negociables (ON) por hasta u$s500 millones que la compañía destinará tanto a la refinanciación de pasivos, capital de trabajo y planes de expansión de sus actividades.

Así lo informó el directorio de Mastellone en un comunicado que fue enviado por estos días a la Comisión Nacional de Valores (CNV). En el documento, la empresa láctea asegura que las ON serán lanzadas con un plazo máximo de cinco años contados a partir de la autorización del programa.

Y si bien el destino de los fondos será finalmente definido durante una asamblea de accionistas que se llevará a cabo el próximo 17 de octubre, es probable que la mayor parte de esos u$s500 millones le sirvan para sostener el momento complicado que también atraviesa, como el resto del sector lácteo nacional donde en el último año ya cerraron entre 500 y 600 tambos.

En ese marco, el último balance anual de Mastellone, cerrado en diciembre del año pasado, registró una pérdida de u$s60 millones que la láctea justifica sosteniendo que se trató del año “más complejo para la lechería argentina en lo que va de este siglo”.

En su informe de resultados, Mastellone asegura que la industria y su negocio estuvieron afectados por factores negativos como la caída de los precios internacionales iniciada a mediados de 2014, “los que, para la leche entera en polvo tocaron en promedio un mínimo en el primer semestre de 2016”.

Según Mastellone, esa circunstancia también influyó negativamente sobre el mercado interno local, al incrementarse la presión de la oferta de manera coincidente con una restricción de la demanda.

“Todo ello generó una baja significativa en la producción primaria, agravada en el año por inundaciones que afectaron las principales cuencas lecheras”, agrega el documento en el cual también se señala la existencia de una sobreoferta de productos en el mercado local debido, precisamente a los problemas para colocar mercadería en el extranjero.

“El efecto combinado de mejores precios internacionales y la caída en la producción de la materia prima láctea, podría traducirse en una reducción de la mencionada sobreoferta de productos lácteos en el mercado interno”, estima la compañía para este año.

Sin embargo, también destaca que esas mejoras tendrán un impacto gradual sobre la cadena de valor, y que, hasta que la producción primaria se recupere, se mantendrá en un escenario todavía de rentabilidad limitada.

El escenario que Mastellone plantea para este año los problemas se solucionarán, y que volverá a una condición en la que los precios de la leche permitan un crecimiento del sector.

“Partiendo de esa base, y de la realidad de que en general la limitante para nuestro nivel de actividad es la disponibilidad de leche cruda, es que mantenemos nuestra decisión de avanzar con acciones para incentivar la producción a través del Plan Mas Leche, con el desarrollo de una nueva cuenca de producción en San Luis” sostiene el documento.

Para ello, la empresa decidió levantar una planta para el envasado de leche en esa provincia, considerando que ese desarrollo “es positivo para el sector e implica tanto un aumento en la eficiencia del sector como en el valor agregado de las exportaciones, siguiendo el modelo que venimos aplicando desde hace veinte años en Brasil”.

En ese contexto, la láctea en la cual hoy la multinacional Arcor ya posee casi el 49% del capital accionario, genera ventas por $17.723 millones impulsadas por el consumo interno y las exportaciones.

De todos modos, en el mercado interno sufrió una caída del 9,8% en volumen debido a la baja en la demanda y una menor participación de mercado de sus productos, la que puede ser estimada en alrededor del 2,7% y se origina en gran parte en no acompañar al mercado con ofertas que consideran excesivas y, en menor medida, en limitaciones en la disponibilidad del producto.

En cuanto a las perspectivas para este año, Mastellone considera un escenario más postivo por mejora en las condiciones económicas del país, con una recuperación del consumo y, al empezar la normalización de los precios internacionales, una reducción en la sobreofertaen el mercado interno.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: iProfesional

Publicidad