16 de septiembre de 2017 22:25 PM
Imprimir

Lo que Argentina necesita es “Una nueva Ley Federal de Carnes”

El analista ganadero Carlos Seggiaro destacó a Campolitoral la necesidad de definir el mercado exportador y terminar con una larga cadena de ineficiencias en todos los eslabones de la ganadería.

Campolitoral conversó con el especialista en el marco de la 3º Jornada Ganadera, realizada en la Sociedad Rural de Las Colonias. “En cuanto a la carne vacuna se ve un proceso de creciente demanda del sudeste de Asia, que está creciendo un 5 por ciento por año en consumo de manera acumulada desde hace casi 20 años”, sostuvo, y lo diferenció del mercado europeo, que si bien fue históricamente nuestro mercado, está estabilizado y sin pautas de crecimiento.

“Esto expresa oportunidades de crecimiento, aunque nos obliga a revisar lo que queremos vender”. Lo dijo en referencia a que el consumidor del sudeste asiático tiene otra pauta cultural de consumo. “Los europeos piden un producto pastoril y sin colesterol, mientras que el cliente de Asia privilegia el buen marmolado de la carne”.

Seggiaro afirmó que hoy China es nuestro principal cliente comercial, aún vendiéndoles lo que ellos necesariamente no quieren, “pero es tan fuerte esa demanda que aún así colocamos allí la producción. Igualmente creo que tenemos grandes posibilidades de crecimiento”, manifestó, y defendió al IPCVA, “que está potenciando misiones todos los meses a algún lugar del sudeste de Asia, que no sólo es China, también es Vietnam (con 100 millones de habitantes), Indonesia o Tailandia. Pero tenemos que organizarnos y ser eficientes en materia de la cadena productiva”.

Sistema obsoleto

Consultado sobre el sistema de comercialización, remarcó que Argentina necesita “una nueva Ley Federal de Carnes, que obligue a realizar el desposte, al menos para las grandes centros de consumo urbano”. Sostuvo que la distribución de la media res es un sistema de ineficiencia comercial, además de ser “una aberración sanitaria. No cierra por ningún lado y termina siendo un acto hasta desleal. No hay ningún país del mundo que trabaje seriamente en el mercado mundial que no tenga desposte obligatorio, y esto es lo que Argentina debe hacer”. Y fue más allá, afirmando que si todavía no lo hizo es porque hay “un montón de intereses que históricamente lo han impedido, de actores que en el revoleo de la carne siempre se han sentido conforme, y esto también expresa una gran informalidad”.

12CARITA_DSCN5551.jpg

“La distribución de la media res es un sistema de ineficiencia comercial, además de ser “una aberración sanitaria. No cierra por ningún lado y termina siendo un acto hasta desleal”.

Carlos Seggiaro.

Analista ganadero

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Litoral

Publicidad