17 de septiembre de 2017 13:59 PM
Imprimir

TSJ suprime el monopolio de rabinos en la certificación kosher

El Tribunal Supremo de Justicia rompe el monopolio de décadas del Rabinato Principal sobre la certificación kosher, allanando el camino para la concesión de licencias kashrut por grupos no ortodoxos.

El Tribunal Supremo de Justicia dictaminó el martes contra el monopolio del Rabinato Principal sobre la concesión de licencias de kashrut.

Anteriormente, la ley israelí sólo reconocía como kosher a los establecimientos que tenían la certificación del Rabinato Principal y, por lo tanto, se les permitía anunciarse como tales. A los restaurantes que carecían de un certificado de Rabinato se les prohibía anunciar su comida como “kosher“, o usar palabras “relacionadas con kosher” como “supervisión” o “ley judía“.

Como resultado, las empresas que poseían certificados de kashrut “alternativos” emitidos por grupos ultraortodoxos o no ortodoxos se veían obligados a obtener una certificación secundaria del rabinato, a menudo con gran gasto.

La sentencia abre la puerta, por ejemplo, a los dueños de negocios que abren sus restaurantes en Shabat pudiendo describir para los clientes las normas religiosas del establecimiento. Por otra parte, los restauradores que emplean a autoridades de supervisión “alternativas” no podrán publicar certificados “kosher“; más bien, se limitarán a enumerar detalles sobre la supervisión y las normas de la ley judía que se observan en las instalaciones.

“No puedo aceptar la idea de que sólo haya dos categorías para los restaurantes – “kosher” para los restaurantes que muestran un certificado emitido por un rabinato, y “no kosher”, es decir cualquier otro establecimiento, independientemente de la naturaleza de los alimentos que se sirven” dijo la Jefe de Justicia Miriam Naor.

Los grupos no ortodoxos y de derechos civiles se apresuraron a alabar la decisión.

“El fallo de la Corte Suprema de Justicia establece precedentes y significa que finalmente se permite a las empresas presentarse como que se adhieren a las reglas de kashrut cuando son supervisadas por una organización que no sea el Rabinato Principal“, dijo Riki Shapira Rosenberg, para el Centro de Acción Religiosa de Israel (IRAC), quien presentó la petición en nombre de dos propietarios de restaurantes de Jerusalem que exigían supervisión alternativa de Kashrut.

“Este es un paso importante para lograr la libertad de religión en Israel y el reconocimiento de la autonomía de cada ciudadano para decidir lo que es legítimo de acuerdo con su propia conciencia religiosa“.

Los dueños de restaurantes también elogiaron la decisión, llamándola un paso hacia la fijación de un sistema “roto“.

“Hemos tenido un certificado de Rabinato durante cuatro años, y hemos tenido muchos problemas con ellos. Sentí que el sistema estaba roto“, dice Gabriel Piamenta, dueño de Halitatea, una casa de té y un restaurante en el centro de Jerusalem.

“A veces, los inspectores pedían que se les pagara los libros, otras desaparecerían durante semanas enteras”. La última gota fue cuando, después de mudarnos a un lugar más grande y que traje otro socio al negocio, el Rabinato empezó a cobrar un precio más alto por el certificado porque la familia de mi nuevo socio es de Rusia y ellos cuestionaban lo judío que era“.

Después del incidente, Piamenta escribió un post en Facebook preguntando a sus clientes qué pensaban de la situación con respecto al rabinato. En última instancia, alentados por su clientela, decidieron emplear “Hashgajá Pratit“, un creciente grupo de supervisión que actualmente certifica a unos 50 restaurantes que observan las leyes kosher, pero no desean lidiar con el rabinato.

El movimiento, encabezado por el rabino Aharon Leibowitz, dice que su modelo de kashrut se basa en la confianza entre un negocio y la comunidad a su alrededor. Las empresas son supervisadas por los inspectores, pero no mantienen ninguna afiliación con el Rabinato.

“De hecho, pagamos más dinero por la certificación alternativa que por la certificación del Rabinato, pero siento que estamos recibiendo un producto mucho mejor por nuestro dinero“, dice Piamenta.

Mara Vigevani y Andrew Friedman contribuyeron a escribir este artículo.

Fuente: Ynetnews – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: EnlaceJudíoMéxico

Publicidad