1 de octubre de 2017 15:04 PM
Imprimir

Paradoja: la soja puede ser mejor negocio en el norte, “por la incidencia de los alquileres”

El último reporte SEA repasa diferentes costos para distintos rindes hipotéticos en tres zonas geográficas. Para un rendimiento de 30 quintales, en el sur -con mejores suelos y más cerca de los puertos- la ecuación es deficitaria en campo alquilado, mientras resulta positiva en los distritos norteños.

El último reporte semanal del Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA) de la Bolsa de Comercio de Santa Fe puso un especial énfasis en los rendimientos de indiferencia proyectados para la campaña gruesa, con la particularidad de señalar que en la zona de mejores suelos, que además está más próxima a las terminales de descarga (puertos) y cuentan con menor incidencia de los fletes en la estructura de costos, los números son negativos para ciertos planteos sojeros, mientras se da la situación inversa en el norte provincial.

Por ejemplo, en soja de primera, en los departamentos del sur del área de estudio (San Martín y San Jerónimo), para obtener un rendimiento de 30 qq/Ha en campo propio se necesita invertir el equivalente a 19,50 qq/ha. para cubrir gastos -sin impuestos-, mientras en campo arrendado el desembolso sería de 35,50 qq/Ha., por lo que en este caso “el productor debe agregar capital propio”, advierte el informe, elaborado en base a las cotizaciones de los granos en pesos y por quintal de cooperativas y acopios de cada región. En cambio, el mismo planteo en los departamentos del norte (9 de Julio, Vera, General Obligado) arroja una ecuación positiva, aún contemplando precios menores al productor por efecto del flete: cosechando 30qq/Ha, el rinde de indiferencia en campo propio es de 18.5qq y bajo arrendamiento de 23qq.

“Esto se da porque en el sur los alquileres en un 80% se pactan fijos en quintales y rondan los 12 a 18 por hectárea, mientras en el norte el 90% se hace a porcentaje, lo que da un equivalente a 4.5 a 5qq/Ha”, explicó a Campolitoral el ingeniero agrónomo Rubén Walter, responsable técnico del informe SEA. Las otras variables que inciden en la determinación del costo para los cultivos se cuentan el flete y la tecnología utilizada.

En maíz de primera también se da una ecuación negativa en la zona zur para casos de 90qq de rinde, que tendrían un costo en campo alquilado de 94qq. Sin embargo con cosechas de 100 y 120 quintales la renta es positiva. En el norte, en cambio, todos los planteos bajo arrendamiento son deficitarios, ya sea con rindes de 40qq (53 de costo), 50qq (contra 56.5qq) o 60qq (versus 61qq).

Entre ambos extremos se destacan los números de la zona centro (La Capital, Las Colonias; Castellanos, San Cristóbal, San Justo, Garay y San Javier), donde tanto para soja como para maíz las ecuaciones son positivas.

Panorama general

En el repaso de las labores semanales en la región, el informe SEA afirma que se continuó observando los movimientos de equipos y maquinarias. Como por ejemplo, en el proceso de siembra de girasol (últimos lotes) y maíz de primera; y en aplicaciones de herbicidas en lotes para la futura siembra de soja, algodón y arroz. También en tareas de acondicionamiento de los suelos en áreas que estuvieron afectadas por los excesos hídricos, a medida que las condiciones físicas de los suelos lo permitieron.

La condición sanitaria que se presentó hasta la fecha en los cultivos implantados fue buena y con muy baja presión, ante lo cual debería continuarse con las tareas de seguimiento y monitoreo.

Así, la siembra de girasol -levemente interrumpido por las precipitaciones de la semana- abarcó 113.000 hectáreas, un 95% de la intención que es 119.000 Has. para el ciclo de campaña 2017/2018. Se detectó nuevamente la presencia mildiu (Plasmopara halstedii), en proporción en lotes, presentando algunos daños importantes en el cultivo, realizándose los controles pertinentes.

Mientras que el proceso en los maíces de primera estuvo en el orden del 75 %, representando aproximadamente 58.900 ha de la superficie total bajo intención de siembra para este ciclo campaña 2017/2018, que sería de 78.500 ha.

A monitorear el algodón

Continuó la colocación de trampas en los lotes destinados a este cultivo. Se monitorearon las capturas y se realizaron aplicaciones de insecticidas de ser necesario. También se efectuaron barbechos cortos.

Se recuerda que las fechas de siembra obligatoria, determinadas por el SENASA, van desde el 15 de octubre al 30 de noviembre para el este de Santa Fe (departamentos General Obligado, San Javier y Vera) y del 1 de noviembre al 15 de diciembre para el oeste de Santa Fe (departamento 9 de Julio).

También cabe aclarar que la fecha de destrucción de rastrojos culminó el 15 de junio, por lo cual no debería haber rastros de algodón con plantas vivas. Por lo que se recomienda monitorear esos lotes y controlar que no haya rebrotes.

Más arroz y con buen precio

Comenzó la siembra de arroz, el proceso se desarrolló a buen ritmo en la Costa Santafesina, con una intención de siembra de unas 32.000 Has., situación que varió del informe anterior, con un incremento de unas 2.200 ha. El avance alcanzó el 8 %, representando unas 2.500 ha.

El panorama de los precios actuales presenta una tendencia levemente alcista, con valores de hasta $ 400/qq de arroz con cáscara.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Litoral

Publicidad