3 de octubre de 2017 23:49 PM
Imprimir

Con la disputa agrícola en el foco, Mercosur y UE avanzan hacia el libre comercio

Con miras al principio de acuerdo que quieren plasmar antes de fin de año, ambos bloques definen el capítulo más difícil. Carne vacuna y biocombustibles son el eje de la disputa

El Mercosur y la Unión Europea iniciaron en Brasilia una nueva ronda de discusiones para intentar avanzar en el tratado de libre comercio entre ambos bloques, con la disputa del capítulo agrícola en el centro de la escena.

Las deliberaciones, que se extenderán hasta mañana, se dan a puertas cerradas y con total hermetismo de parte de los representantes de las naciones que integran ambos bloques. El tratado de libre comercio UE-Mercosur viene siendo negociado hace casi dos décadas y si bien buscan arribar a un principio de acuerdo antes de fin de año, y el tema agrícola es el que más diferencias encuentra entre una y la otra parte, sobre todo en lo que se refiere a un cupo extra para la carne vacuna de América del sur.

El Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, con sus asociados Chile y Bolivia) reclama que el viejo continente abra sus mercados al ingreso de productos agrícolas. Entre ellos figura carne vacuna enfriada y congelada por 380.000 toneladas anuales por fuera de la llamada cuota Hilton, así como cupos para el bioetanol y los biocombustibles.

De acuerdo a las agencias internacionales, la Unión Europea realizó un encuentro de países miembros a fines de la semana pasada en la que se acordó ofrecer 70.000 toneladas de cortes enfriados y congelados, por lo que las pretensiones están lejos de acercarse.

Desde Brasilia, el presidente de la Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur (FAIM), Jorge Riani, le explicó a la agencia NA que la intención es acercar las posiciones “lo máximo posible”, dado que hubo avances en rondas de negociación anteriores.

“Necesitamos el mejor acuerdo posible porque el mercado europeo es muy importante. Pedimos 380.000 toneladas al año como bloque, pero veremos en qué nivel se logra un entendimiento”, indicó Riani.

Según algunas fuentes, esa cantidad representa un poco más del 3% del mercado europeo de carnes y la intención del bloque sudamericano es lograr que Europa conceda un piso de 100.000 toneladas anuales de carne vacuna. No obstante existen al menos 11 países del viejo continente que rechaza en firme cualquier ampliación de mercado para los productos cárnicos del Mercosur.

Austria, Bélgica, Francia, Hungría, Irlanda, Lituania, Luxemburgo, Polonia, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia han rechazado desde hace años la posibilidad de ampliar las importaciones de carne vacuna sudamericana por entender que sería nocivo para sus productores.

Riani destacó que Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay decidieron encarar la ronda con la UE con unidad de criterio preestablecida entre los gobiernos y las asociaciones rurales de cada país. Así, del volumen de toneladas de carne a exportar a la UE que se consigan por el bloque, con posterioridad se definirá entre los países del Mercosur los porcentajes que les corresponderán a cada uno.

“Estamos trabajando las entidades rurales de los cuatro países en plena armonía y convencidos que el Mercosur tiene que funcionar, enfocado en las negociaciones comerciales porque se había politizado demasiado”, sostuvo el representante de las asociaciones de productores.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Cronista

Publicidad