5 de octubre de 2017 01:21 AM
Imprimir

Conozca los problemas que causa la compactación del suelo

La reducción de la profundidad efectiva para el desarrollo radicular así como la disminución del área con nutrientes disponibles, son algunos de los problemas que genera la compactación.
El suelo, además de ser la capa superficial de la corteza terrestre en la que viven numerosos organismos y crece la vegetación, sirve de soporte a las plantas y le proporciona los elementos nutritivos necesarios para su desarrollo.
Es una mezcla de partículas sólidas, como arcilla, arena, limos y materia orgánica, cuya proporción y organización determinan sus características fundamentales como la textura, la estructura, el contenido de nutrientes, la estabilidad estructural, la aireación, la capacidad de retención de humedad, entre otras.
Desde el punto de vista agrícola, una proporción ideal del volumen, corresponde a 50% de sólidos, 25% de aire y 25% de agua.
Adicionalmente, el suelo está conformado por una serie de capas que difieren en cuanto a su composición física y química.
Una primera corresponde al suelo que se labra para establecer los cultivos.
Un segundo horizonte corresponde al subsuelo y posteriormente, la roca madre.
La compactación
La principal limitante que se ha observado en los primeros horizontes es la formación de una capa compactada a pocos centímetros, causada principalmente por el pisoteo del ganado y por el mal uso de las máquinas e implementos agrícolas.
La compactación se presenta con mayor frecuencia en suelos de textura media a pesada, de topografía plana y condiciones climáticas con periodos marcados de lluvia y de verano.
Las capas compactadas pueden constituir problemas como reducción de la profundidad efectiva para el desarrollo radicular, reducción del área con nutrientes disponibles, reducción de la capacidad de almacenamiento de agua en el suelo, limitación del movimiento de agua en el suelo, reducción de la aireación del suelo en épocas húmedas, baja respuesta del cultivo a la aplicación de fertilizantes, entre otras.
Estas limitantes pueden ser reducidas o eliminadas si se sustituye los sistemas convencionales de preparación de suelos por sistemas conservacionistas que minimicen la erosión y degradación del suelo, mejorando la capacidad de almacenamiento y conservación del agua en el suelo.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: ContextoGanadero

Publicidad