6 de octubre de 2017 11:10 AM
Imprimir

¡Piedra libre para la vaca!; está dentro del contenedor

El aumento del 45% en los envíos de carne a China tiene a la vaca como la única protagonista.

Acostumbrada a ser la cenicienta dentro de los planteles para la producción de carne, la vaca ha cambiado su imagen y luce en lo que va del año su mejor atuendo comercial. A tal punto de ser una de las categorías más buscadas en los remates y la que refleja el mayor aumento de precios en los últimos meses.

El interés por estas hembras –ya retiradas de la vida reproductiva– se fundamenta en la tracción que generan las exportaciones a China. En los primeros ocho meses del año, las compras de carne argentina por parte del gigante asiático crecieron 45 por ciento en volumen, y su composición es ciento por ciento carne de vaca buena (tipificación B), regular (C), y para industrializar (D).

A pesar de no tener una carne blanda, los frigoríficos buscan en ellas su bajo contenido de grasa intramuscular, lo que favorece el procesamiento industrial.

Chile es otro de los clientes que muestra su entusiasmo por la carne argentina. Con una mejora de 20 por ciento en las compras, los embarques al país trasandino también incluyen a las hembras. “Lleva también mayoritariamente vaca especial (A), buena o vaquillona pesada, de mejor calidad”, observa Miguel Jairala, economista del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA).

Las preferencias por la vaca podrían crecer aún más, cuando Estados Unidos abra su mercado. La demanda inicial será cubierta por carne para manufactura.

 

 

Líder en subas

Por motivos estacionales, Jairala proyecta que el valor de la vaca continuará firme, salvo que las inundaciones obliguen al productor a vender en forma precipitada. “Hoy la punta de precios de la vaca está pegada al piso del novillo; eso quiere decir que está muy firme”, agregó el economista. Si bien la faena para esta categoría en los primeros ocho meses del año creció a nivel nacional apenas el uno por ciento (poco más de 14 mil cabezas), encabeza la suba de precios. “Entre agosto y septiembre subió en promedio 14 por ciento, con un tope para la vaca conserva de hasta 22 por ciento”, precisó Federico Santángelo, director de la consultora Agroideas. En el último remate realizado en la Sociedad Rural de Jesús María, también dieron la sorpresa: las buenas subieron en una semana 13,7 por ciento y las regulares casi 20 por ciento.

Mientras tanto, el novillo –la categoría de exportación por excelencia y que reporta los mejores dividendos–, espera señales para recuperar terreno comercial. “El problema es que hoy no hay novillos pesados terminados; por eso, las exportaciones apuntan a mercados que no consumen esa categoría, más allá del repunte que muestra la cuota Hilton”, admitió el director de un frigorífico exportador.

En lo que va del año, la actualización en el tipo de cambio y la implementación de los reintegros a las ventas al exterior mejoraron la competitividad de los frigoríficos. Pero, por ahora, sólo alcanza para que las vacas disfruten de su momento.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: AgroVoz

Publicidad