7 de octubre de 2017 11:05 AM
Imprimir

Las claves del planteo ganadero

Sin prejuicios La nueva ganadería de los emprendedores del norte argentino comienza desde cero, con una hoja en blanco, planteando cómo alcanzar nuevos niveles de producción, sin prejuicios del estilo “acá siempre se hizo así”. El desafío de romper con los usos y las costumbres de la región impone hacer un manejo sustentable. Manejo del […]

Sin prejuicios

La nueva ganadería de los emprendedores del norte argentino comienza desde cero, con una hoja en blanco, planteando cómo alcanzar nuevos niveles de producción, sin prejuicios del estilo “acá siempre se hizo así”. El desafío de romper con los usos y las costumbres de la región impone hacer un manejo sustentable.

Manejo del pasto

La revolución ganadera que está teniendo lugar allí tiene como piezas maestras la implantación y el buen manejo de pasturas megatérmicas, con una mirada holística. En Monte Buey Agropecuaria, el 68% de los kilos ganados por los animales proviene del pasto, con un servicio ambiental adicional.

 

MÍrculo virtuoso

 

Ciclo completo

 

El ciclo ganadero completo que se desarrolla en el campo santiagueño evita tener que conseguir anualmente gran cantidad de terneros de terceros, con largos traslados, estrés, sanidad incierta, desuniformidad, cambios de dieta y de agua, gastos de comercialización y fletes.

 

Novillos pesados

 

En la empresa se venden los novillos pesados, con 480 kilos, también para “diluir” la ineficiencia física en la producción de terneros y para producir más carne con los mismos animales, en un plazo corto de dos años. La mayoría de estos animales se vende entre septiembre y octubre.

 

Ganadería para emprendedores

 

Desarrollar un planteo de ciclo completo, donde tradicionalmente no se hace, demanda un espíritu de innovación y un manejo fino de las tareas

 

Gatton panic, la pastura megatérmica

 

El gatton panic (Panicum maximum) es una pastura megatérmica perenne que posee una excelente adaptación a los suelos y al clima del norte argentino, donde se ha convertido, desde hace años, en el principal recurso forrajero cultivado.

Por ser una pastura subtropical, produce gran cantidad de materia seca de calidad en primavera y verano, y pierde calidad en invierno, época en que se debe suplementar con proteína para obtener performances de producción.

El rebrote primaveral puede tener 14% de proteína y 60% de digestibilidad. En invierno, ambos parámetros bajan al 4 y al 40%, respectivamente.

La producción potencial anual puede llegar a 9-10 toneladas de materia seca por hectárea y por año. Tiene gran tolerancia al pastoreo directo con altas cargas, lo que permite convivir con un renoval menos agresivo y reducir su control mecánico y/o químico.

Se puede sembrar de muchas maneras: directamente en la habilitación o cambio de uso del suelo, con avión, al voleo con rastra y cajón sembrador, etcétera. La densidad más frecuente es 5 a 7 kg/ha, preferentemente en primavera, antes de los meses calurosos, y con suficiente humedad.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad