9 de octubre de 2017 10:36 AM
Imprimir

Paladini: “El Gobierno aprendió de los errores y mejoró su gestión”

Eduardo Paladini es el presidente de la empresa Paladini, dedicada a la elaboración de alimentos y, a su vez, el mayor productor de cerdos de la Argentina. Con una participación de 22% en su mercado buscan expandir el negocio, con nuevas líneas de productos. También comenzarán a exportar alimentos elaborados a nuevos mercados.

La compañía santafesina Paladini, que nació en 1923 como un pequeño emprendimiento familiar de elaboración artesanal de embutidos y chacinados, está en pleno proceso de expansión y diversificación. En manos de las cuatro familias de los nietos de su fundador, es hoy la primera productora de cerdos del país y puso en marcha un ambicioso plan para posicionarse entre los principales productores de alimentos elaborados y llegar a nuevos mercados. Luego de adquirir la marca Espuña y de sumar la venta de quesos, se preparan para lanzar empanados de pollo congelados, milanesas de soja y hamburguesas de cerdo saborizadas con la marca Paladini. El CEO de la empresa, Eduardo Paladini, adelantó que proyectan inversiones por más $ 600 millones y un crecimiento interanual de 6% en kilos procesados.

¿Cómo evolucionó la empresa en un año duro para el consumo?

Cerramos el ejercicio el 31 de julio y tuvo forma de serrucho, con altas y bajas. Mayo del año pasado fue malo porque la gente se asustó con la suba de tarifas y eso retrasó el consumo. Este año, que arrancamos en agosto, los dos ejercicios han sido buenos.

¿Lo ven como una tendencia?

Hay una mejora en el consumo y a nivel general. A veces proyectar es una cuestión más de deseo que de ser objetivo en las mediciones. El Gobierno ha aprendido de motu propio y también por errores cometidos y ha mejorado su gestión. Creemos que el consumo va a seguir. Pero el tema es que se pueda combatir la inflación y saber qué pasa con las tarifas, que en la Argentina tienen la particularidad de mover la curva o la línea de presupuesto. La gente cuando se asusta, deja de consumir, no sustituye. Creo que esta vez el Gobierno va a ser más cauto con el tema.

Están en proceso de expansión, ¿cuál es la estrategia?

En 2023 vamos a cumplir 100 años. Estamos con un plan estratégico que consiste en diversificarnos, crecer, integrarnos e internacionalizar la marca. Teníamos exportaciones de Cuota Hilton y en un momento dejaron de ser convenientes y dejamos de exportar pero ahora queremos exportar nuestra principal actividad que es la producción de alimentos procesados. Queremos transformar a nuestra empresa en productora de alimentos. La carne sigue siendo en algún nicho un buen negocio, pero el diferencial nuestro es agregarle valor.

¿En qué mercados planean desembarcar primero?

Arrancamos por etapas. Somos muy medidos para no tener todos nuestros clientes en un solo canal y estar diversificados, lo que incluye también el sector externo. En la Argentina, lamentablemente, las crisis hacen que uno entre y salga del sector exportador. Hoy estamos haciendo algunas exportaciones a Hong Kong, pero de subproductos de origen porcino.

¿Cuáles son las dificultades de las empresas de alimentos para llegar a otros mercados?

Lo ideal sería que haya una política global de habilitaciones de mercados a nivel país. No hay políticas generalizadas en lo que respecta a la sanidad animal, al cuidado de los productos. Tenemos que ser habilitados como país para poder exportar. Es una barrera de entrada muy importante.

¿Cómo impactará la importación de carne de cerdo desde los Estados Unidos?

Nosotros hemos invertido en criadero propio y pudimos integrarnos. Así, hemos podido competir con la venta marginal que es nuestro principal competidor. Nuestras granjas son muy eficientes y tenemos costos muy competitivos, incluso con los costos norteamericanos y dolarizados.

Pero, ¿que efecto puede tener?

Puede afectar al mercado en general ante una baja, si hubiese un ingreso masivo. Habrá que ver las cuestiones sanitarias primero, que se tienen que subsanar. Pero estamos en condiciones de competir en cualquier lado del mundo.

¿Qué desafíos observa?

Los costos internos son bastante altos y más con la carga impositiva que tienen hoy los alimentos, que hace que sea gravoso para el consumidor. Y todo lo que respecta al costo laboral. Todo eso impacta directamente en la competitividad.

¿Hay mejoras en esos temas?

Es muy prematuro pedir cambios en vísperas de una elección. Pero que actúe la justicia en algunos casos emblemáticos es esperanzador para el empresario.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Cronista

Publicidad