17 de octubre de 2017 16:15 PM
Imprimir

Postergan para después de las elecciones una negociación que divide a las entidades del agro y el gremio rural

Es por la carga de los silobolsas en los campos, donde la Uatre reclama se realice con personal de bolsas de trabajo; Coninagro le mandó una carta al ministro Triaca.

El Gobierno, las entidades del agro y el gremio de los trabajadores rurales (Uatre) decidieron dejar para después de las elecciones del próximo domingo el tratamiento de un espinoso tema que divide las aguas. Se trata del reclamo de la Uatre para que la carga del cereal que está en los silobolsas en los campos se realice con personal de las bolsas de trabajo que tiene el gremio.

“Se lo va a tratar después de las elecciones”, dijo a LA NACION Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro.

En julio pasado, en el marco de una negociación en el Ministerio de Trabajo de la Nación, las entidades de los productores y la Uatre llegaron a un entendimiento técnico sobre cómo debía procederse a la manipulación de los silobolsas.

Según el acta que se rubricó en ese momento, donde no existan bolsas de trabajo del gremio “la contratación seguirá realizándose libremente”. En tanto, donde existan las bolsas de trabajo y el productor no tenga personal la contratación para la tarea se hará a través de ellas.

También precisaba que donde funcionen las bolsas y el productor tenga el personal para esa tarea todos los años deberá acreditar ante el Registro de Trabajadores Rurales (Renatre) que tiene esos trabajadores registrados como permanentes. En este caso, quedará exceptuado de recurrir a las bolsas de trabajo.

También se fijó que un trabajador permanente que hace estas tareas reciba un adicional. Por su parte, para los contratistas y transportistas se estableció que deberán recurrir “siempre”, según el acta, a las bolsas de la Uatre.

Antes de que falleciera el líder de ese gremio, Gerónimo Venegas, había fuertes versiones de que el mismo presidente Mauricio Macri estaba pidiendo apurar la negociación para contener a Venegas, un aliado dentro del sindicalismo. Tras la muerte de Venegas, el Gobierno también envió señales para apuntalar en esta negociación a su sucesor, Ramón Ayala.

El tema viene generando posiciones encontradas en el ruralismo, que defiende la libre contratación y la libertad del productor de definir dentro de su campo cómo hacer esa tarea. De las entidades del agro, la Rural fue la más proclive a buscar un acuerdo.

Según comentó a LA NACION Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro, si bien en la negociación en el Ministerio de Trabajo se habilitó un aumento salarial del 22% para los peones rurales y un bono de $ 2800 para fin de año, la disputa por los silobolsas sigue abierta.

“No nos pusimos de acuerdo entre las entidades, el Gobierno y el gremio; el tratamiento será después de las elecciones”, indicó Iannizzoto.

Coninagro le mandó al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, una carta donde le solicitó que informe qué tipo de calificación jurídica le da esa cartera a las tareas con silobolsas. Por lo pronto, Triaca no contestó.

“El tema de fondo es si se avanza sobre los propietarios poniendo un costo mayor”, afirmó el ruralista. Iannizzotto considera clave saber sobre el régimen jurídico para luego eventualmente establecer derechos y obligaciones. “Para nosotros es una tarea permanente discontinua”, indicó.

“No decimos que no (al reclamo de Uatre). Califiquemos primero jurídicamente y veamos cuándo un productor puede manejar los silobolsas con sus operarios o recurrir a las bolsas de trabajo”, remarcó.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad