18 de octubre de 2017 04:22 AM
Imprimir

BIGFOOD: ¿Puede el Big Data mejorar la seguridad alimentaria de mi empresa?

¿Cuáles son las patentes más recientes en conservación del alimento? ¿qué técnicas me permitirían alargar la vida útil de mi producto? ¿qué alimentos funcionales triunfan en el lineal y por qué? El Proyecto BIGFOOD en el que trabaja AINIA y en el que colaboran cinco empresas valencianas trata de responder a este tipo de cuestiones […]

¿Cuáles son las patentes más recientes en conservación del alimento? ¿qué técnicas me permitirían alargar la vida útil de mi producto? ¿qué alimentos funcionales triunfan en el lineal y por qué? El Proyecto BIGFOOD en el que trabaja AINIA y en el que colaboran cinco empresas valencianas trata de responder a este tipo de cuestiones a partir del tratamiento masivo de información disponible en fuentes públicas de Internet, y que está relacionada con la innovación de producto, gestión de riesgos, seguridad alimentaria y monitorización de percepciones del consumidor del sector agroalimentario. BIGFOOD es un proyecto de I+D propia de AINIA que cuenta con una de las ayudas IVACE del ejercicio 2017 dirigidas a centros tecnológicos de la Comunitat Valenciana en cooperación con empresas.

El contexto actual de la industria y del mercado agroalimentario se define por tres características principales: La irrenunciable necesidad de innovar de manera constante para adecuarse a las cambiantes exigencias del mercado; la existencia de un consumidor final altamente sensibilizado, hiperconectado, informado y activo; y, finalmente, por la globalización del mercado, que contagia a nivel local las amenazas y riesgos de cualquier parte del mundo.

Este escenario plantea varios desafíos tanto para las grandes como para las medianas y pequeñas empresas del sector agroalimentario:

1.- Conocer las alertas y soluciones relacionadas con la seguridad alimentaria a nivel mundial para poder desarrollar planes de contingencia frente a potenciales crisis relacionadas con la exposición al fraude por parte de las empresas y a los riesgos de seguridad alimentaria globales.

2.- Adelantarse a posibles riesgos emergentes de carácter global para poder definir con antelación estrategias que permitan a las empresas adaptarse a las condiciones legislativas, normativas y a nuevos descubrimientos científicos que puedan afectar positiva o negativamente a la cartera de producto de las empresas.

3.- Vigilar constantemente el entorno de la empresa (competidores, nuevos productos, innovación tecnológica, patentes…) para poder definir de manera informada la estrategia a futuro de la organización.

4.- Monitorizar las necesidades, modas, anhelos y experiencias de los consumidores para situarlo en el centro de los procesos de innovación y estratégicos de la empresa.

Para afrontar estos retos, en la actualidad, existe una ingente cantidad de información publicada en fuentes digitales. Se trata de una cantidad tan descomunal de datos que es muy costosa de sistematizar, analizar, filtrar y procesar por medios tradicionales (por ejemplo, una serie de personas dedicadas a ello). Para disponer de la información más pertinente para cada empresa y analizarla para que pueda guiar convenientemente sus decisiones y convertirla en valor, nace BIGFOOD.

El proyecto BIGFOOD tiene como objetivo desarrollar aplicaciones basadas en tecnologías Big Data para convertir ingentes cantidades de información digital, escrita en lenguaje natural, en conocimiento que pueda ser empleado en todos los ámbitos de decisión de la empresa agroalimentaria. El objetivo último es aumentar su competitividad y reducir incertidumbres.

Big Data para analizar en las redes sociales los anhelos de los consumidores y minimizar el ruido informativo

Respecto a redes sociales, el proyecto trabaja para ser capaz discriminar cómo los consumidores expresan un determinado anhelo o conocimiento de las propiedades de un producto a fin de identificar e interpretar cuál es su percepción.

Otra de las ventajas de las aplicaciones experimentales en las que estamos trabajando es que serán capaces de minimizar el ruido informativo. La mayoría de sistemas de vigilancia fracasan bien porque no dan suficiente información de carácter relevante o porque dan tanta que es imposible de procesar adecuadamente. BIGFOOD  optimiza la recuperación y el análisis de la información realmente relevante para la toma de decisiones.

En la misma línea, se van a aplicar técnicas para analizar en profundidad los contenidos publicados en fuentes digitales relacionadas con los riesgos emergentes utilizando tecnologías semánticas para su clasificación previa automática. Los contenidos de carácter científico y legislativo principalmente son caracterizados y clasificados para facilitar el análisis que tengan que hacer los expertos a posteriori, adelantando parte de trabajo que hoy se realiza de manera manual y minimizando el ruido derivado de las búsquedas automáticas.

Los desarrollos tecnológicos de BIGFOOD se ejecutan en la infraestructura big data en nube de AINIA dotada con alta capacidad de procesamiento paralelo y almacenamiento remoto, sobre la cual se pondrán a disposición de las empresas aplicaciones accesibles con un navegador e integradas con su correo electrónico para su incorporación sencilla a los procesos diarios de los diversos trabajadores, técnicos y equipo directivo de las empresas. BIGFOOD es un desarrollo tecnológico adaptado a las necesidades del sector agroalimentario fruto de la constante colaboración de AINIA con las empresas del sector.

BIGFOOD cuenta con el apoyo de IVACE y Fondos FEDER, dentro del Programa de Desarrollo Estratégico de ayudas dirigidas a los Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana en colaboración con empresas. De hecho, cinco colaboran en el proyecto, que se estima que podría beneficiar de forma transversal a casi 2.000 empresas valencianas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Ainia

Publicidad