28 de octubre de 2017 11:38 AM
Imprimir

Primeros embriones producidos in vitro en el laboratorio de Veterinaria

“Estos embriones se pueden transferir directamente a una vaca previamente sincronizada o se pueden congelar o vitrificar, que son métodos de conservación”, explica la médica Moreira.

Tras dos años de ardua labor, investigación y equipamiento del laboratorio de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), que funciona en la sede que la casa de altos estudios tiene en Villa del Rosario, finalmente, la médica veterinaria Gabriela Moreira y un equipo de trabajo consiguieron producir los primeros embriones ovinos in vitro.

Aunque el logro se encuentra aún en período de ensayo, creen que no está lejos el momento en que el laboratorio pueda producir y poner en el mercado estos embriones, lo que ubicaría a la UNVM en un nuevo lugar de relieve.

Vale destacar que el director de los programas de investigación del laboratorio es el médico veterinario Gabriel Bo.

Moreira, egresada de la primera camada de la carrera de Veterinaria de la UNVM, explicó en qué consiste el logro obtenido:

“La producción de embriones bovinos in vitro actualmente constituye una biotecnología animal utilizada para mejorar genéticamente las diferentes razas bovinas, permitiendo el aumento en el potencial productivo de las mismas y dando solución a los problemas de fertilidad de algunas donantes”, señaló la profesional.

“Esta biotecnología consta de tres etapas: maduración in vitro, fertilización in vitro y cultivo in vitro”.

Parte del trabajo consiste en obtener los ovarios vacunos, que se consiguen en el frigorífico de Río Segundo, según explicó la joven.

En el laboratorio de la universidad se desarrolla casi todo el proceso para obtener los embriones

“Estos procesos se establecen a partir de ovocitos obtenidos principalmente de ovarios provenientes del frigorífico, se colectan y se llevan al laboratorio de la universidad. Se realiza el acondicionamiento correspondiente y se punzan los folículos. Los ovocitos obtenidos son seleccionados bajo lupa estereoscópica y se los coloca a madurar en un medio de maduración en una estufa de cultivo celular con nitrógeno y dióxido de carbono, con una humedad y temperatura adecuada por un tiempo de 22 horas; luego de este tiempo se procede a realizar la fertilización in vitro, que tiene un tiempo de 18 horas, y luego el cultivo de embriones, que dura siete días”, detalló Moreira.

“Para producir un embrión in vitro se realiza un procedimiento que tarda nueve días hasta la obtención del mismo. Estos embriones se pueden transferir directamente a una vaca previamente sincronizada o se pueden congelar o vitrificar, que son métodos de conservación”, explicó la médica veterinaria.

“Estas primeras pruebas son para poner a punto el laboratorio y realizar investigaciones futuras, como así también el día de mañana poder brindar un servicio a los productores y ser un laboratorio dentro de la universidad de referencia en la región”, dijo la profesional.

Además de la propia Moreira, el equipo de trabajo diario en el laboratorio está conformado por cinco alumnas: Cintia Mariela Cieri, Manuela Ighina, Ruth Luna Fontana y Juliana Aylén Arneudo.

Colaboran con ellas también el médico veterinario Jesús Ortega Fonseca y las docentes Mariana Caccia y Mariana Fernández Taranco.

“Este es un gran logro de un grupo de investigadores que día a día hacen su aporte, por lo que les agradecemos infinitamente el trabajo y colaboración de todo el equipo”, concluyó la joven profesional.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: www.eldiariocba.com.ar

Publicidad