28 de octubre de 2017 18:17 PM
Imprimir

Di Stéfano: El 2018 traerá una bocanada de aire puro para el campo

El analista económico rosarino analiza lo que viene tras el triunfo electoral de Cambiemos. “Lo único bueno que viene de afuera es la suba de la soja”.

Los “días después” de las elecciones suelen tener, como una característica común, una lluvia de análisis políticos y económicos de por qué pasó lo que pasó, y qué puede venir en adelante.

En ese sentido, el analista Salvador Di Stéfano utilizó la columna que escribe periódicamente en su página web, para dar su visión sobre el presente y futuro de la economía argentina, con un pronóstico de buenos augurios para el agro.

Desde la mirada de Di Stéfano, políticamente el triunfo es contundente: Cambiemos sacó el 40,6 por ciento de los votos en todo el país, que hipotéticamente le garantizarían una reelección en primera a Mauricio Macri si las presidenciales fueran hoy, ya que el segundo partido, el Frente para la Victoria, obtuvo el 21 por ciento.

Sin embargo, para el director de Agroeducación, esta fortaleza política no implica una robustez también económica: “El gobierno tendrá que llevar adelante un ajuste económico en el año 2018, al menos en los primeros seis meses, para reacomodar las tarifas públicas, y luego comenzaría a recuperarse, creemos que Argentina crecerá en el año 2018 pero la tendremos complicada para algunos sectores”.

“La elección fue muy buena, hay un cambio brutal en la orientación institucional del país, pero económicamente los problemas continúan, la herencia fue muy importante, el cambio entre la economía K y M todavía no lo han asimilad plenamente los emprendedores”, completó Di Stéfano.

Campo abierto

El agro asoma, de acuerdo al analista rosarino, como uno de los sectores con mejores perspectivas para el próximo año.

“El campo podría tener mejores precios internacionales, un tipo de cambio más alto, mejor financiación y la baja de las retenciones a la soja. Parecía que 2018 sería un año complicado para el campo, pero traerá una bocanada de aire puro”, resumió.

Y agregó: “Las acciones están en un techo. En Brasil hay desaceleración económica. Lo único bueno que viene de afuera es la suba de la soja y el probable arrastre en la cotización del maíz”.

En cambio, sostuvo que el consumo estará complicado, debido a una probable suba de las tarifas públicas que les quitará poder adquisitivo a los asalariados, lo que impactará en las ventas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: AgroVoz

Publicidad