30 de octubre de 2017 11:09 AM
Imprimir

Ainia avanza en un proyecto para analizar imágenes y mejorar el control de la contaminación de alimentos

En el mercado hay equipos de lectura automatizada de placas. Éstos se han revelado eficaces cuando se aplican en biomedicina, pero tienen bajas tasas de acierto en su traslación a la alimentación. Para superar esas limitaciones, y garantizar la seguridad de los alimentos que comercializan, las empresas del sector agroalimentario cuentan con el potencial tecnológico […]

En el mercado hay equipos de lectura automatizada de placas. Éstos se han revelado eficaces cuando se aplican en biomedicina, pero tienen bajas tasas de acierto en su traslación a la alimentación. Para superar esas limitaciones, y garantizar la seguridad de los alimentos que comercializan, las empresas del sector agroalimentario cuentan con el potencial tecnológico de la imagen avanzada.

El proyecto Microdet emplea tecnologías ópticas avanzadas (tecnologías de excitación multiespectral, nuevos sensores de imagen de alta resolución, sensores microelectrónicos hiperespectrales) para detectar y medir de manera más eficaz las colonias de diferentes microrganismos presentes en los alimentos.

En concreto, en el marco de Microdet, se están investigando nuevos métodos para automatizar el recuento de cultivos de los microorganismos más habituales en la industria alimentaria y evitar posibles errores humanos asociados al procesado y la lectura manuales realizados por operarios.

Como resultado de la investigación, se ultima un prototipo para la captura de imágenes de cultivos en placas. Además, se trabaja en un algoritmo software para el conteo automático del número de unidades formadoras de colonias presentes. Una vez puesto a punto, el prototipo se validará en el laboratorio de análisis microbiológicos: Los resultados proporcionados se compararán con los análisis realizados mediante técnicas convencionales.

Disponer de nuevas herramientas para un control más exhaustivo y automatizado ofrecerá resultados más seguros sobre la inocuidad de los productos alimenticios y permitirá reducir los costes de los análisis (que se realizan para detectar patógenos, pero también microorganismos facilitadores de reacciones de interés en bioprocesos), mejorando la competitividad de las empresas del sector agroalimentario y reduciendo el impacto ocasionado por alimentos en mal estado en la salud de los consumidores.

El proyecto Microdet, que Ainia está finalizando, cuenta con el apoyo de IVACE, a través de la convocatoria de ayudas dirigidas a centros tecnológicos de la Comunidad Valenciana de I+D en cooperación con empresas 2017.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Eurocarne

Publicidad