30 de octubre de 2017 11:58 AM
Imprimir

Harina y galletas de sorgo, la innovadora apuesta de un proyecto cordobés

Egresados de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) detectaron variedades del cultivo con más potencial para harinas y las pruebas industriales realizadas fueron satisfactorias

El 90% del sorgo que se produce en el país se usa como alimento para animales. La producción de su harina para consumo humano es muy baja. En ese contexto, egresados de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) presentaron, durante la jornada “Innova” (iniciativas de innovación), que se realizó la semana pasada, un proyecto para agregarle valor a la cadena del sorgo.

El ingeniero químico Pablo Ribotta, especializado en procesamiento de alimentos, explicó a LA NACION que la idea surgió en un trabajo en conjunto con la empresa Amylum (Oncativo), dedicada a la innovación en productos de sorgo con aplicaciones en la industria briquetera, papelera y panadera. Fue el primer molino de sorgo del país, en 2013.

Señaló que para perfeccionar el agregado de valor analizaron los híbridos del sorgo -es un cultivo que no está genéticamente modificado- para definir las variedades con mayor potencial para alimentos.

“Con esa información se eligieron a los mejores para producir harina con valor agregado y las probamos incluso a escala piloto en fabricación de pastas, panes y galletas con muy buenos resultados”, describió.

Además, avanzan en la extracción de almidones de sorgo para producir almidones modificados como los que en la actualidad hay de maíz. “Serán una alternativa con iguales resultados”, indicó.

Ribotta insistió en que el sorgo tiene la ventaja de ser un cultivo más rústico que, aunque registra costos asociados a los del maíz, podrían ser menores. “El maíz tiene una demanda creciente, incluso para producción de combustibles, por lo que el sorgo podría reemplazar una parte o directamente constituirse como una alternativa para los alimentos libre de gluten”, señaló.

En pruebas industriales ya se hicieron pastas con sorgo
En pruebas industriales ya se hicieron pastas con sorgo.

La producción de sorgo de la campaña 2016/17 en Córdoba fue de 325.600 toneladas, un 28% menos que en la anterior, debido a la reducción en la superficie (9%). Según datos de la Bolsa de Cereales provincial, hubo igual un aumento general de los rendimientos.

A nivel nacional, un informe de Agroindustria señala que la apertura del mercado chino, hoy principal importador de sorgo en el mundo, representa una oportunidad de posicionamiento en un nuevo mercado, que actualmente absorbe alrededor del 65% del comercio mundial.

“Le cabe a la cadena comercial adecuarse a los requerimientos de ese mercado, para afianzarnos como país exportador confiable En 2015 se colocaron unas 87.000 toneladas, hay mucho potencial para crecer, aunque no pocas dificultades dados los elevados estándares de exigencias fitosanitarias que impone China”, precisó

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad