30 de octubre de 2017 12:43 PM
Imprimir

María del Carmen Alarcón se confiesa: “Nunca me retiré de la política, aunque ahora trabajo”

María del Carmen Alarcón será para nosotros, por siempre, “la Negra”, por el afecto, por su procedencia humilde pero sobre todo por el color de su piel. -¿Dónde está la Negra?- Eso nos preguntamos hacer unos días quienes la aprendimos a conocer en aquellas jornadas tormentosas de 2008, cuando el Grupo Pampa Sur convocaba a […]

María del Carmen Alarcón será para nosotros, por siempre, “la Negra”, por el afecto, por su procedencia humilde pero sobre todo por el color de su piel.

-¿Dónde está la Negra?- Eso nos preguntamos hacer unos días quienes la aprendimos a conocer en aquellas jornadas tormentosas de 2008, cuando el Grupo Pampa Sur convocaba a todos los productores a salir a la ruta para defender sus derechos ante el avasallamiento que significaba la Resolución 125. Los dirigentes de Pampa Sur, es bueno recordarlo, fueron de los más exaltados opositores contra aquel zarpazo recaudador del kirchnerismo. No solo convocaban a salir a las rutas para defenderse sino acaso, y si hiciera falta, para tomar el poder. Algunos de ellos eran los famosos “destituyentes” que se escondían en las filas agrarias que Cristina denostaba desde la Casa Rosada. Porque que los había, los había.

Bueno, la Negra Alarcón lo hizo: después de aquellos días de furia, ¡tomó el poder! Y no se desprendió de el hasta varios años después.

En agosto de 2009, junto a su compañero de Pampa Sur Mariano Pinedo, unos de los tantos hermanos menores del presidente más exitoso que haya tenido esta República, decidió comenzar a militar directamente en las filas del gobierno que hasta un ratito antes había enfrentado.

“Hace tiempo vemos que hay un conflicto que no tiene final y lo único que se hace es profundizarlo con enfrentamientos. Y tampoco hay soluciones para el sector agropecuario. Pensamos que había que hacer algo para encontrarle una salida”, explicaron sobre su repentina “borocotización” en esta entrevista concedida entonces a Página/12.

Así fue pues que María del Carmen marchó a buscar soluciones para el campo en… la flamante Secretaría de Integración Nacional, una área clave para definir las políticas agropecuarias.

Ese organismo fue creado a imagen y semejanza de “La Negra”. En rigor, era tan oscuro que a partir de su creación los argentinos no supimos ni que hizo, ni que financió, ni qué proyectos impulsaba, ni nada de nada. Desde el mismísimo momento de su fundación y hasta su eliminación.

¿Dónde está la Negra?- nos preguntamos.

No sabemos si Alarcón desapareció de la vida pública ni bien asumió como secretaria de Integración Nacional de Cristina Kirchner o cuando dejó ese mismo cargo, a fines de 2015, tras la derrota del kirchnerismo a manos de Mauricio Macri. Lo cierto es que ni antes ni ahora sabíamos nada sobre ella.

Quienes la apreciábamos y valoramos su claridad intelectual hicimos lo imposible por tener noticias sobre su paradero. Movimos cielo y tierra para encontrarla. Y en ese afán, intentamos dar con el paradero de uno de sus mejores amigos y compañeros de ruta política, Miguel Saredi, quien había sido cofundador junto a “La Negra” de aquel mítico Pampa Sur.

-¿Qué fue de la vida de Alarcón?-, queríamos preguntarle a Saredi y para eso primero fuimos a buscarlo entre las entidades del agro. Pero no lo encontramos porque había ido  parar a las filas del macrismo, que lo había designado como representante de la ciudad en el Mercado Central. Hacia allí fuimos a buscar a Miguel, pero no pudimos entrar, porque Saredi se había pasado a las filas del secretario de Comercio, Guillermo Moreno. Cuando finalmente conseguimos su teléfono ya no estaba más con el custorio de los precios y era referente de Sergio Massa en La Matanza. Nos fuimos pues a Tigre para hallarlo pero llegamos tarde: “Se fue más allá, con Daniel, a Villa La Ñata”, nos indicaron.

Finalmente encontramos a Saredi antes de las elecciones de 2015: había roto con su pasado peronista y se había pasado a Cambiemos. Quedamos tan desorientados que cuando lo encontramos ya nos habíamos olvidado para qué lo buscábamos.

Días m´s tarde hicimos memoria y recurrimos a las redes sociales para ver qué había sido de nuestra querida ex secretaria de Integración Nacional. En Linkedin encontramos una pista clave: desde enero de 2016, es decir luego del cambio de gobierno, Alarcón se desempeñaba como “MA estrategias y gestión de Negocios con Asia Pacífico”.

Nos invadió un enorme alivio: incomprendida en nuestro país, malograda la integración nacional que tanto pregonaba, nuestra Negra, la Negra de todos y todas, había encontrado un buen trabajo asesorando a los grandes inversores interesados en el floreciente comercio entre la Argentina y China, uno de los tantos temas de de geopolítica en los que es una especialista.

Pero en el fondo del pecho, allí donde se gestan las pasiones, una pequeña angustia subsistía. Nos preguntábamos: ¿Cómo un cuadro político del calibre de nuestra querida Negra puede dedicarse solo a los negocios y prescindir de la llama que siempre alumbrara su vida, que no es otra que la política?

-Mirá, nene, es absolutamente falso lo que decís… Como se nota que sos periodista vos…- Eso es lo que nos dijo el portero de la sede central del Partido Justicialista, pero no del original porque ese se lo dejaron a Randazzo sino del otro, el nuevo que cambió a los descamisados por ciudadanos- La doctora Alarcón sigue haciendo política con el mismo vigor que tenía aquellos primeros años, cuando era secretaria del Lole.

Luego de hacernos esa aclaración, el hombre ingresó a una oficina y volvió munido con unos papeles, que nos entrega. Es un documento de las llamadas “Mujeres Peronistas” en el que ese grupo expresa “preocupación” ante una serie de medidas tomadas por el nuevo gobierno de Cambiemos.

Las Mujeres Peronistas:
  • Exigimos gestión y políticas públicas reales contra la violencia de género desde una perspectiva federal,
  • Exigimos que detengan el desfinanciamiento que vienen haciendo del Estado en materia de género, discapacidad y derechos de los grupos más vulnerabilizados.
  • Exigimos que gobiernen y gestionen para el bien del pueblo y
  • Exigimos saber dónde está Santiago Maldonado. Vivo lo queremos. Juicio y castigo a los/as culpables.

Hay decenas de valientes mujeres que firman ese documento, que refrenda en primera instancia la secretaria de la Mujer del PJ Nacional, Verónica Magario. Allí aparecen otros nombres de la talla de Débora Giorgi, Pimpi Colombo o Alessandra Minnicelli de De Vido…

Última entre las últimas, sin cargo formal pero con las convicciones intactas, cierra ella ese listado. El portero señala con un grueso dedo ese último renglón y nosotros suspiramos de la emoción.

Emoción que rima con María del Carmen Alarcón

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Bichos de Campo

Publicidad