31 de octubre de 2017 17:15 PM
Imprimir

Atajar la tuberculosis también es una cuestión de agentes medioambientales y cazadores

Y no solo de ganaderos y veterinarios.
Para poder avanzar en la erradicación de la enfermedad hay que minimizar el contacto entre el ganado y la fauna silvestre mediante la aplicación de medidas de bioseguridad que eviten la transmisión.
(Foto: xlibber)

Hasta hace unos años, hablar de tuberculosis era hablar de tuberculosis bovina, ya que era la especie más afectada. Pero, estudios confirmaron que también la padecían otros animales, incluso silvestres como el jabalí, por lo que surgía el nuevo reto para combatirla: ¿cómo evitar el contagio? Es decir, el quid de la cuestión está en cómo conseguir implantar un plan estratégico que minimice las interacciones entre ganado en extensivo y fauna silvestre, especialmente en Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura.

Tal y como publica Efeagro, el gobierno autonómico extremeño activó el pasado 10 de octubre la emergencia cinegética para ampliar determinados cupos de caza de jabalíes y ciervos por el incremento de sus poblaciones y tras detectarse un considerable aumento de prevalencia de la tuberculosis, tanto en la fauna silvestre como doméstica.

El investigador del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), Christian Gortázar, reconoce que la situación epidemiológica de la tuberculosis en el ganado ha mejorado “mucho” desde que en las décadas de los 80 y 90 se iniciaran las campañas de control, hasta el punto de que más del 90 % de las explotaciones españolas no suele tener problemas.

Según Gortázar, estamos en una fase avanzada en la que “es difícil alcanzar nuevos logros“, ya que en lo que hay que centrarse ahora en evitar el contacto entre ganado y fauna silvestre mediante medidas de bioseguridad como la instalación de barreras o vallas efectivas que dificulten el acceso de animales silvestre a los comederos y bebederos del ganado o a los silos de pienso, ya que la vía oral es una de las principales rutas de transmisión.

Pero, como han hecho en Extremadura, hay otras acciones que se puede poner en marcha: control poblacional mediante la caza o evitar dejar residuos de animales de caza en el campo y destruirlos adecuadamente. Por eso, para Gortázar, este no es solo un asunto de veterinarios y ganaderos sino también de los agentes medioambientales y cazadores.

Grupo Operativo “Tuberculosis animal”

Para desarrollar programas efectivos, se creó hace un año el Grupo Operativo “Tuberculosis animal” que se ha reunido para analizar la situación de esta enfermedad, según ha detallado Efeagro Luis Fernando Vuillanueva, coordinador del mismo.

El grupo ha definido las acciones estratégicas que se consideran más efectivas para abordar el problema y se espera que próximamente las lleven a la práctica en el campo en una segunda fase. Se trata, señala, de trabajar en explotaciones afectadas para “poder demostrar que hay soluciones para reducir el porcentaje de tuberculosis”.

En declaraciones a Efeagro, Juan José Badiola, el presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios, también incide en la necesidad de actuar sobre la cabaña ganadera y la fauna silvestre y hace hincapié en que es difícil atajar los patógenos en los animales silvestres. Además, asegura que no es un problema nuevo, como bien demuestra el caso del Reino Unido en el que tejones infectados por tuberculosis entraban en contacto con el ganado.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Portal Veterinario

Publicidad