1 de noviembre de 2017 20:55 PM
Imprimir

Cerraron el frigorífico de Samid y a varias cooperativas de faena

La Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario (Succa) decidió este miércoles suspender la matrícula del frigorífico “El Fuego y el Agua”. La planta está ubicada en Cañuelas y pertenece nada más y nada menos que al matarife más popular de la televisión y buen amigo de Daniel Scioli y Guillermo Moreno, el siempre bien dispuesto Alberto […]

La Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario (Succa) decidió este miércoles suspender la matrícula del frigorífico “El Fuego y el Agua”. La planta está ubicada en Cañuelas y pertenece nada más y nada menos que al matarife más popular de la televisión y buen amigo de Daniel Scioli y Guillermo Moreno, el siempre bien dispuesto Alberto Samid.

La razón es sencilla y fue anticipada hace varias semanas por Bichos de Campo: Samid tenía a casi todo su personal en negro, entre otros múltiples incumplimientos impositivos y previsionales constatados por la Afip.

La suspensión “preventiva” del frigorífico de Cañuelas del Registro Único de Operadores de la Cadena Agroalimentaria (RUCA) formó parte de una letal ofensiva de la Succa sobre los operadores informales de la carne en el conurbano bonaerense. Esa dependencia del Ministerio de Agroindustria, en rigor, dio de baja la matrícula de cuatro cooperativas de trabajo que se dedican a la faena de hacienda y que, bajo esa figura de la economía social, competían  de modo desleal con el resto de los operadores, pues no respetaban las más elementales regulaciones en materia impositiva, laboral y hasta sanitaria.

La decisión de la Succa se produjo luego de que el INAES, el organismo que regula las cooperativas y las mutuales, revocara la inscripción de esas cuatro plantas de faena.

El trámite incluye a las cooperativa Virgen de Lujan (ex frigorífico El Ranquelino de Luján); a Coo.Tra.Fri.Ya. Ltda (la Ex Yaguané, de La Matanza); a La Victoria Limitada de Temperley; y la Cooperativa de Trabajo de Castelli.

Esta ofensiva contra las cooperativas de faena por parte del INAES fue ordenada la semana pasada por el presidente Mauricio Macri, durante la reunión de la Mesa de las Carnes. Pese a que la suspensión de las matrículas les impide seguir operando, el gobierno está buscando la forma de que dichas falsas cooperativas de trabajo adopten una figura empresaria y cumplan con sus obligaciones, de modo de no afectar las fuentes de trabajo.

Al igual de lo que le sucedió a la empresa de Samid, la Succa también suspendió preventivamente a la firma Frigales SA de General Arenales, al haberse comprobado que prestaba su matrícula a otros operadores.

El Grupo Tresnal SRL, de Navarro, corrió la misma suerte al constatarse “serias asimetrías” entre las existencias de medias reses en cámaras y la hacienda ingresada a la planta.

Para terminar de redondear esta ofensiva, Agroindustria dio de baja del RUCA también a 15 matrículas de diferentes operadores y matarifes que no realizaban los pagos de los Volante Electrónico de Pagos (VEP) implementados a partir de marzo pasado. Estos pagos son anticipos impositivos a los que están obligados todos los operadores antes de recibir autorización para faenar hacienda.

Por Matías Longoni.-

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Bichos de Campo

Publicidad