4 de noviembre de 2017 11:44 AM
Imprimir

Altos costos para producir en Brasil

Los problemas para los productores brasileños no son sus socios del Mercosur

Un estudio de la Federación de Agricultores de Río Grande del Sur (Farsul) dejó en claro que los problemas para los productores brasileños no están en sus socios del Mercosur, sino puertas adentro debido a sus altos costos internos.

Desde Río Grande del Sur ha partido la principal presión que llevó a la suspensión de importaciones de lácteos desde Uruguay, mientras los arroceros gaúchos lanzaron una ofensiva para imponer cupos a la entrada del cereal desde el Mercosur. Y, según reconocen los propios técnicos sectoriales, la principal restricción está en los altos costos que pagan los productores brasileños frente a los otros países de la región.

El estudio de Farsul estimó que en promedio los productores brasileños pagan 86% más caros los insumos en virtud de la carga tributaria y la burocracia asociada a la importación de maquinaria y fertilizantes, entre otros.

Según el reporte presentado el miércoles 25 en Río Grande del Sur, el costo de producir granos en Brasil es –en promedio– 79% más caro que en Argentina y 32% superior respecto a Uruguay.

Para el economista en jefe del Sistema Farsul, Antonio da Luz, la competitividad del productor brasileño es perjudicada por las dificultades impuestas a la importación. Mientras en Argentina y Uruguay se puede importar insumos a precios del mercado internacional, en Brasil la compra de maquinarias, equipos y otros productos sufre de las restricciones para proteger a la industria local.

En el estudio fueron analizados los impuestos que inciden sobre los insumos, servicios agrícolas, mantenimiento, distribución y cosecha de cuatro cultivos. Se concluyó que el mayor peso está en la producción del arroz, ya que los impuestos asociados al cultivo representan 30,3% del costo total.

Lo sigue el maíz, con una incidencia impositiva sobre el costo total de 27,1%; la soja, con 27,05%; y el trigo, con 26,2%. En la fase de mantenimiento y distribución el peso de los impuestos llega a 38,7% en el caso del arroz y a 35,8% en maíz.

En la fase de cosecha los impuestos representan 35,8% del costo en los cuatro cultivos analizados. Al examinar el costo de productos específicos, como maquinaria agrícola, el estudio revela que el precio cobrado por estos equipos podría reducirse 25% si hubiese exención de impuestos para los bienes de capital, como ocurre en otros países. En tanto, el precio de los fertilizantes, fungicidas e insecticidas podría ser disminuido 20%.

Según los cálculos de Farsul, el costo de producir arroz en Brasil es de US$ 1.705 por hectárea, 51% más alto que en Argentina y 24% superior a Uruguay.

Para la soja, el costo estimado fue de US$ 874 por hectárea, un monto 153% más alto al promedio que pagan los agricultores argentinos y 63% por encima del costo en Uruguay. Para el trigo, el costo en Brasil es 42% más alto en Argentina, aunque 4% más barato que en Uruguay.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Observa

Publicidad